Economía de China pierde impulso ante enfriamiento de inversión
La segunda economía del mundo en tamaño se enfrenta a dificultades este año por los efectos de los recortes de la capacidad industrial, que empiezan a reflejarse en los datos reales. Bloomberg/La República
Enviar

La economía de China está mostrando nuevas señales de haber entrado en una desaceleración en el segundo semestre por el impacto de las restricciones en el sector inmobiliario, el endeudamiento excesivo y la sobrecapacidad industrial.

La producción industrial aumentó un 6,4% respecto al año anterior en julio, frente a una proyección media del 7,1%, y del 7,6% de junio Las ventas al por menor se expandieron un 10,4% respecto al año anterior frente a una proyección del 10,8% y del 11% en junio La inversión de activos fijos en áreas urbanas subió un 8,3% respecto al año anterior en los primeros siete meses, frente a un pronóstico de un alza del 8,6%.

La segunda economía del mundo en tamaño se enfrenta a dificultades este año por los efectos de los recortes de la capacidad industrial, que empiezan a reflejarse en los datos reales.

Con el enfriamiento de los mercados inmobiliarios y la incertidumbre de las perspectivas comerciales, los responsables de política podrían abstenerse de un ajuste demasiado enérgico a fin de mantener el crecimiento, especialmente dada la inminente transición política del 19º Congreso del Partido.

"La economía ha alcanzado un máximo en el primer trimestre, no creo que el crecimiento vaya a reducirse drásticamente en el corto plazo porque China está en un año políticamente sensible y la estabilidad es de suma importancia", dijo Tao Dong, asesor sénior para banca privada de Credit Suisse Group AG en Hong Kong.

La caída de los tres indicadores de las sólidas lecturas de junio es "una señal inicial de desaceleración económica en el segundo semestre, no indica necesariamente un gran cambio en las políticas, ya que las lecturas no son muy malas, pero es posible que haya pequeños ajustes, especialmente en política monetaria”, indicó Ding Shuang, economista principal de China en Standard Chartered Plc en Hong Kong.

"La desaceleración de China que preveíamos se está materializando, el crecimiento de las importaciones chinas en julio fue el más débil desde diciembre y ahora las ventas al por menor son las más débiles desde octubre, la conclusión es que la estabilidad política y económica de China y concretamente un crecimiento sólido, pero no excesivo —no equivale necesariamente a la estabilidad del mercado para los que exportan a China, mencionó Callum Henderson, director gerente de Asia-Pacífico de Eurasia Group en Singapur.

Para los analistas la materialización de una desaceleración en el segundo semestre significa que es poco probable que el banco central de China apoye un ajuste mayor de la política por ahora.

"El presidente Xi Jinping ha centrado su atención en la estabilidad financiera y el desapalancamiento como objetivo crítico por ahora, es más probable que se centren en medidas específicas en lugar de un endurecimiento de la posición monetaria general, concluyeron los analistas.


Ver comentarios