Enviar

¿Se atreve algún partido a exponer claramente sus propuestas sin dejarlas en estado de promesas, sino concretando cómo y con cuáles recursos se piensan llevar a cabo?


Dinero… ¿para qué y cómo?

Una propuesta enviada por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) a la Asamblea Legislativa, junto a otras iniciativas, buscaría promover una “revolución en la campaña política”, según lo expresado por el presidente del mencionado tribunal a este medio.
El razonamiento que sustenta el proyecto es “otorgar financiamiento oportuno, abaratar la campaña y generar una mayor transparencia y equidad en el proceso”.
Esto se pretendería mediante exoneración de renta a quienes hicieran minidonaciones y que los medios electrónicos otorgaran diariamente 30 minutos gratuitos al TSE para que este lo repartiera en forma igualitaria a todos los partidos políticos.
El proyecto prohibiría a personas físicas o jurídicas contratar más espacios de propaganda de campaña en radio o televisión, a excepción de los partidos políticos quienes tendrían derecho a pagar, al día, hasta un 100% adicional para sus candidatos.
El asunto reviste importancia, desde luego, porque se trata de dinero público en momentos en que el país padece un déficit fiscal, pero debe llevar a cabo nuevas elecciones nacionales y esto tiene un alto costo económico.
Más allá de cómo se resuelva este tema, es muy probable sin embargo que una considerable cantidad de costarricenses estén esperando, además de esto, iniciativas de los partidos que estuvieran dispuestos a dar un salto y elevar un poco sus campañas del bajo nivel en que se han venido realizando.
Un respiro de inteligencia, logrado mediante propuestas de fondo, de fácil comprensión por parte de todos y que incluyan la forma y los recursos económicos con los que se piensa llevar cabo esas ideas.
Costa Rica aspira a ser un país desarrollado, ¿sus partidos políticos también? ¿Son estos el centro de debate de los principales problemas nacionales a fin de encontrar las soluciones, o simples maquinarias electorales?
¿Se atreve algún partido a exponer claramente sus propuestas sin dejarlas en estado de promesas, sino concretando cómo y con cuáles recursos se piensan llevar a cabo?
Pareciera que los costarricenses no están ya dispuestos, en su mayoría, a votar por quien les prometa, porque han comprobado con cuánta facilidad se incumplen las mismas: basta con decir que hubo intenciones pero no hay dinero.
Muchos costarricenses tienen ya la madurez política para entrar a los verdaderos debates de ideas y quienes no están muy capacitados para ello se familiarizan con múltiples grupos de la sociedad civil dedicados a echar luz sobre los temas, asunto en el que las redes sociales contribuyen en gran medida.
Como medio de comunicación damos la más cordial bienvenida a cualquier iniciativa de elevar el nivel de nuestra campaña política.
 



Ver comentarios