Enviar
Al menos $700 millones dejaron de utilizarse el año pasado
Dinero para obras se desaprovecha
• Hacienda reconoce que trámites de ejecución son lentos, aunque considera que se ha mejorado

Daniel Chacón
[email protected]

A pesar de que la supuesta falta de recursos es una de las quejas que siempre surgen para no hacer obras públicas, lo cierto es que el país desaprovecha parte del dinero estatal que se otorga para estos fines.
Esta situación genera que los costarricenses se vean privados de mejoras en servicios públicos como carreteras, mayor calidad en hospitales y escuelas, así como oportunidades para combatir la pobreza.
Solo el año anterior el Gobierno dejó de utilizar unos $700 millones de los presupuestos que en teoría debieron ser empleados para proyectos que van desde obras de infraestructura hasta combate a la pobreza y educación.
Esto equivale a un 10% del monto que debía invertirse durante 2008.
Por ejemplo, los recursos disponibles para ambiente y comercio se utilizaron únicamente en un 63%, mientras que en otros como en obras públicas y transportes, el nivel de dinero no usado fue del 9%.
Esta situación se suma a la lenta ejecución de proyectos, como por ejemplo la construcción de la carretera Naranjo-Florencia, cuyo contrato estipulaba una duración de dos años y medio, pero lleva 12 años y apenas muestra un avance del 47%.
Otro plan que ha sufrido atrasos es el de la construcción y remodelación del hospital de Liberia.
Esta obra, financiada por la Caja de Seguro Social estipulaba una duración de casi cinco años, pero lleva casi ocho y medio ejecutándose.
Estas situaciones motivaron la preocupación de Rocío Aguilar, contralora general de la República, quien ayer cuestionó la capacidad del Gobierno para ejecutar los presupuestos.
“El problema del crédito en el sector público es serio. En nuestro país no se cumplen los plazos de ejecución en el periodo establecido, o se pagan comisiones de compromiso y no se han concluido los proyectos. Si se sigue así no lograremos resultados positivos”, cuestionó Aguilar.
Ese cuestionamiento fue extendido por la entidad a la Asamblea Legislativa, para analizar con calma el tema de los nuevos préstamos que hacen fila en el plenario, ya que la deficiente capacidad del Gobierno de invertir todos sus recursos podría generar pagos extra en los intereses.
“Mi temor es que si se apru
eban pudieran quedar guardados sin ser utilizados y pagando intereses y comisiones. Me parece que el nivel de ejecución presupuestaria es muy bajo como para invertir todo ese dinero”, analizó Juan Muñoz, economista y ex intendente financiero.
No obstante, Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda, reconoce el trámite lento del Ejecutivo, pero responde que han ido agilizando los procesos y disminuyendo los tiempos de ejecución.
La ausencia de planificación también es destacada por la Contraloría, aunque los especialistas consideran que existen problemas que dificultan la ejecución oportuna de los recursos, situación que se convierte en un encarecimiento de la obra.





Ver comentarios