Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



EDITORIAL


Deporte en crisis

| Sábado 27 octubre, 2007



Deporte en crisis

A menos de un año de las Olimpiadas en China, el panorama del deporte costarricense es bastante preocupante.
Tres factores cabe destacar de esta situación. El primero, el caos en torno al Comité Olímpico Nacional. Con su presidente acusado penalmente, con la mayor parte de las federaciones y asociaciones en contra, con el Comité Ejecutivo dividido y el hecho de que el gobierno rompiera relaciones con ellos —lo que significa que no dará más ayuda económica a través del CON— se pone en jaque a esa organización, lo cual, a un año de las olimpiadas, estampa un signo de duda sobre la participación tica en esas justas.
Lo segundo. Según un reportaje que aparece en LA REPUBLICA esta semana, son muy pocos los atletas que tienen opción de clasificar y hasta el momento solo uno ha cumplido con la marca olímpica que le exigieron en su disciplina. No obstante, el problema no es ese. Lo preocupante es notar cómo Costa Rica ha perdido terreno a nivel de todo el ciclo olímpico; de Juegos Panamericanos, Centroamericanos y del Caribe y hasta de Juegos Centroamericanos. Nos estamos quedando rezagados. Donde antes éramos, por lo menos, los amos del área, ahora somos uno más.
El tercer factor incluye los otros dos. La década dorada de Claudia Poll acostumbró a los ticos a verse en finales olímpicas y mundiales, y hasta disfrutar de triunfos a ese nivel. No obstante, Poll fue la excepción a la regla. Está claro que solamente con una buena organización deportiva y dándoles un debido seguimiento a nuestros atletas de alto rendimiento que incluya una adecuada preparación, implementos, fogueos, servicio nutricional y becas deportivas para que se dediquen por completo a su actividad, podremos aspirar, algún día, a estar al menos entre los diez mejores de una disciplina en el mundo. Pero aún estamos muy lejos de eso.
La situación exige una reorganización inmediata del deporte competitivo costarricense. El CON, cuando aclare sus nublados; el gobierno, las asociaciones y federaciones y los atletas tienen que estar dentro de un mismo saco y elegir un norte claro, para que el país pueda volver a disfrutar de los éxitos de sus deportistas; de otra forma, mientras otros países del área dan un paso al frente, nosotros nos mantendremos estancados en el mismo lugar y eso significa solo una cosa: retroceso.