Enviar
Democratización de las empresas estatales

María Fernanda Solano
Unidad de Servicios de Información, BNV

La reciente aprobación del TLC permite continuar con la apertura comercial que nos ha caracterizado en los últimos años. Corresponde a la actual administración establecer los parámetros necesarios para que este se convierta en una herramienta de desarrollo económico y social. Entre las principales tareas resalta la importancia del fortalecimiento que debe brindar el estado a las empresas públicas que deberán competir con importantes empresas de capital extranjero.
Bajo esta coyuntura resulta interesante analizar el caso de Ecopetrol. Esta es una sociedad pública, del Estado colombiano, dedicada a la exploración, producción y refinamiento de hidrocarburos. La empresa ha presentado utilidades promedio en los últimos cinco años superiores a los US$600 millones y exportaciones por más de US$1.981 millones; es la cuarta petrolera más grande en América Latina.
Ecopetrol, originalmente propiedad en un 100% del Estado colombiano, colocó hace poco un paquete de acciones, en la Bolsa de Valores de Colombia, equivalente al 20% del total de la empresa. Dicha colocación fue posible gracias a la aprobación de una ley que le permite su capitalización, para utilizar los recursos captados en el financiamiento de millonarias inversiones que esta requiere, principalmente, la búsqueda de nuevos yacimientos de petróleo, así como en su expansión internacional recientemente iniciada en Brasil y Perú.
Con el fin de democratizar el proceso de colocación de acciones, estas fueron distribuidas a través de 500 puntos de venta en Colombia, entre ellos, bancos, puestos de bolsa y grandes almacenes. En la colocación los destinatarios preferenciales serán los trabajadores, así como las asociaciones de empleados y ex empleados de la empresa, los fondos mutuos de inversión, los fondos de cesantía y pensiones en general, las cooperativas y cualquier ciudadano colombiano. La ley prohíbe que cualquier accionista privado tenga más del 3% del capital.
La nueva estructura de la empresa, ahora de economía mixta, propiedad en un 80% del Estado colombiano, le permitirá a esta el desligue de sus cuentas de las del Gobierno, lo que a su vez le permite operar como una empresa privada capaz de endeudarse y emitir obligaciones en el mercado local e internacional. Así mismo su registro en la bolsa de valores implica adoptar principios de transparencia, publicación y divulgación de sus estados financieros, así como implementar estándares y prácticas para el manejo de un buen gobierno corporativo, incrementando la transparencia de la empresa pública.
El caso de Ecopetrol es un excelente ejemplo de democratización de la propiedad de las empresas estatales, utilizando como plataforma de ejecución la bolsa de valores.
Ver comentarios