Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



GLOBAL


David Cameron necesita ayuda para mantener al Reino Unido en UE

Bloomberg | Martes 09 febrero, 2016

El referéndum sobre si Gran Bretaña se queda o no en la Unión Europea podría llevarse a cabo en junio, y las opiniones en el país están divididas en partes casi iguales, lo que preocupa a David Cameron, primer ministro británico. Bloomberg/La República


 Lo primero es lo primero: Gran Bretaña necesita a Europa y Europa necesita a Gran Bretaña.
Tanto el primer ministro del Reino Unido como el presidente de la Unión Europea Donald Tusk coinciden en este punto, y necesitan tener más empatía entre sí respecto de él en el debate sobre la pertenencia del Reino Unido a la UE.
El referéndum sobre esta cuestión podría llevarse a cabo ya en junio, y las opiniones en el país están divididas en partes casi iguales.
Cameron ha seguido una estrategia peligrosa de prometer a los votantes que obligaría a la UE a realizar reformas (que se necesitan con urgencia) como condición para que el Reino Unido siga siendo miembro del conjunto de países.
El martes pasado, Tusk entregó a Cameron una lista de propuestas de cambio de las normas de la unión.
El plan, que Cameron recibió con agrado, se debatirá en la cumbre del 18 de febrero de la UE. Incluye medidas para proteger a los países no pertenecientes a la zona euro de las políticas de esta y para poner la regulación financiera del Reino Unido bajo un control más firme de ese país.
Comprende nuevas ideas sobre la soberanía nacional. Reafirma el compromiso de mejorar la competitividad. Retoca las normas sobre inmigrantes.
Estas ideas son valiosas pero distan de ser radicales. No van a satisfacer a los euroescépticos del partido de Cameron.
Al mismo tiempo, es improbable que avancen sin la oposición de otros líderes de la UE. Esto coloca al primer ministro en una posición difícil: la inminente cumbre podría presentarle una versión diluida del plan que acaba de ser motivo de burla para gran parte de la prensa del Reino Unido.
Cameron se arriesga al fracaso por haber prometido reformas fundamentales con un cronograma tan ajustado.
Sin embargo, las propuestas de Tusk no carecen de valor. De por sí provechosas, también ofrecen motivos para tener la esperanza de que la UE sea capaz de implementar más reformas –algo que, por cierto, necesita- El plan es la base para llegar a concesiones mutuas.
¿Qué debe ocurrir para que esas concesiones se concreten?
Los euroescépticos de línea dura de Gran Bretaña nunca estarán satisfechos, pero los que piensan que a Gran Bretaña le irá mejor en Europa, cualquiera sea su opinión sobre Cameron y su partido, deben unirse para apoyar sus esfuerzos para sellar este acuerdo y convencer al país de su conveniencia.