Logo La República

Miércoles, 12 de agosto de 2020



FORO DE LECTORES


Datos sensibles a la libre y sin control

Jonathan Prendas [email protected] | Lunes 06 julio, 2020

xx

El manejo de los datos sensibles y confidenciales de todos los costarricenses sigue en peligro. La Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) demostró que el Ejecutivo los utiliza a discreción y los comparte con terceros sin mediar filtro ni control alguno.

Preocupa seriamente que la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes (PRODHAD) se hiciera de la vista gorda entonces y todavía hoy no muestre un compromiso ni la intención por resguardar y asegurar la información de la población en general.

La agencia no puede certificar que con la derogatoria del decreto de la UPAD, lo datos previamente utilizados estén resguardados y se usen de manera adecuada, tampoco nos garantiza que velará responsablemente por la defensa y protección de la información de todos. De hecho, señala que ni siquiera puede actuar de oficio para analizar casos concretos.

Los datos confidenciales de los costarricenses son sensibles porque pertenecen al fuero interno de cada uno de nosotros, a nuestro ámbito privado, y esa información no le concierne ni al Estado, ni a la empresa privada o a cualquier particular. Por eso deben protegerse y las autoridades están en la obligación de garantizar ese cuidado con contundencia, transparencia y sin color político.

Durante su comparecencia en la Asamblea Legislativa, la directora de la PRODHAD, Elizabeth Mora, demostró no solo su total indiferencia con un tema tan sensible, sino su ciego alineamiento con el Ejecutivo y su disposición de defender más al gobierno que al pueblo.

Mora dijo desconocer la existencia de la UPAD, como si el tema no fuera tendencia en las redes sociales, no estuviera en las portadas de los informativos escritos, radiofónicos o televisivos desde hace meses y no generara discusiones en ámbitos tan diversos como la Asamblea Legislativa o la Defensoría de los Habitantes; peor aún, no le dio importancia al allanamiento realizado por la Fiscalía en Casa Presidencial.

Sobre el manejo ilegal de datos por parte del gobierno, la agencia no ve nada, no escucha nada. Es como si sus funcionarios vivieran en otro país o, en estos tiempos de información masiva al alcance de un clic, en otro planeta.

Con respecto al decreto que creó la UPAD –el cual es inconstitucional, de acuerdo con el Colegio de Abogados- Mora afirmó que no conoció ese documento y nunca se le consultó al respecto, pese a que uno de los funcionarios de esa unidad dijo en su momento a los medios de prensa que sí contaba con su aval.

A través de un completo informe, el Colegio de Abogados señaló que la transferencia de información personal sensible o restringida entre instituciones requiere de un consentimiento o autorización previa de la persona, pero la PRODHAD no encontró sospecha de delito alguno en el accionar de la UPAD y por eso no la indagó de oficio.

El mismo presidente de la República, Carlos Alvarado, reconoció ante la Defensoría de los Habitantes haber ordenado la creación de la UPAD, pero la PRODHAD investiga al ministro de la Presidencia pero no al mandatario. Lo protege, lo coloca por encima de la ley y con ello atenta contra la democracia misma.

La ciudadanía exige respuestas y compromiso del gobierno para proteger su información sensible, porque es su derecho, y la protección de los derechos es una de las claves de nuestro sistema democrático, uno de los valores más característicos del ser costarricense.

Jonathan Prendas

Diputado

Nueva República







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.