Cuba abre proceso para eliminar doble moneda
La dualidad monetaria existente ha generado, además de distorsiones en la contabilidad nacional, desigualdades en la isla. AFP/La República
Enviar

Cuba abre proceso para eliminar doble moneda

Cuba abrió ayer el camino hacia la unificación monetaria y eliminación del sistema de doble divisa vigente desde hace dos décadas, con el anuncio de una de las reformas más complejas del plan emprendido por el presidente Raúl Castro para "actualizar" el modelo económico del país.
Mediante una nota oficial publicada en el diario Granma, el Consejo de Ministros cubano anunció este martes la puesta en vigor del "cronograma" de medidas que conducirán a la eliminación de la doble moneda, sin precisar cuáles serán los plazos concretos de ese proceso.
"La unificación monetaria y cambiaria no es una medida que resuelve por sí sola todos los problemas actuales de la economía, pero su aplicación es imprescindible a fin de garantizar el restablecimiento del valor del peso cubano y de sus funciones como dinero", destaca el comunicado gubernamental.
Considerado por el propio Raúl Castro como uno de los "obstáculos más importantes para el progreso del país", el sistema de doble moneda rige en Cuba desde 1994 cuando, en plena crisis del Periodo Especial decretado tras el desplome de la Unión Soviética, se creó el llamado peso convertible o CUC como alternativa al dólar.
Desde entonces esa divisa fuerte ha convivido con el peso cubano, la debilitada moneda nacional en la que la mayor parte de la población cobra sus exiguos salarios y jubilaciones y paga productos y servicios básicos estatales.
Actualmente, un CUC (equiparable al dólar) equivale a 25 pesos cubanos en un país donde el salario medio mensual ronda los $20.
Esa dualidad monetaria ha generado, además de distorsiones en la contabilidad nacional, desigualdades en la isla porque cada vez son menos los productos que se pagan en pesos cubanos y más los que se ofertan en CUC a precios inasequibles para la mayoría de los bolsillos.
Por eso, la noticia del proceso hacia la unificación monetaria ha sido acogida entre los cubanos de a pie como positiva pero con grandes dosis de escepticismo.
"Está bien: una sola moneda como en todos los países. Pero en realidad lo que hace falta es que los precios bajen o suban los salarios", advirtió Celina, una habanera de mediana edad que esperaba ayer su turno ante una casa de cambio del barrio del Vedado.
En la misma fila, Tony, un trabajador del sector del transporte, recuerda que la doble moneda ha creado problemas "porque no todo el mundo tiene acceso al CUC, a la moneda fuerte. Con el peso cubano casi no se puede comprar nada. Ojalá se equiparen los salarios", comenta.
A la espera de que se precisen los plazos y medidas concretas de esa unificación, lo que se desprende de la información divulgada es que será un proceso gradual, que en una primera etapa afectará a las personas jurídicas.
"Se comenzará por un periodo de preparación de condiciones que permitirá la elaboración de las propuestas de normas jurídicas, los diseños de los cambios de los sistemas informáticos encargados de los registros contables y los ajustes en las normas de contabilidad", indica la nota publicada en Granma.

La Habana/EFE



Ver comentarios