Enviar
Malos rendimientos del balompié nacional afectan industrias de publicidad, consumo, negocios, entre otras
Crisis en el fútbol compromete comercio

Diez factores son los principales en los malos resultados, que a su vez crean una espiral negativa que afecta la economía

Eduardo Baldares
[email protected]

¿Cuáles son los diez grandes traspiés del fútbol nacional que ponen en riesgo su subsistencia y la del comercio que va paralelo con él? LA REPUBLICA consultó a Iván Mraz, ex gerente de Alajuelense, Herediano y Cartaginés; Joaquín Hernández, presidente de la Unión Nacional de Fútbol de Primera División (Unafut) y Rodolfo Arias, coordinador de las escuelas de fútbol del A.C. Milán en Costa Rica, sobre aspectos tales como los requisitos que exige FiFA de cara a 2010, pero que ningún club nacional cumple a cabalidad.

1.
Dirigentes sin formación
No basta con estudiar Administración de Negocios, ni tener éxito como empresario; el fútbol tiene características muy especiales y requiere especialización. De esta deficiencia nac
en las demás.

2.
Liga menor deficiente
¿Cómo es posible que seleccionados nacionales no manejen conceptos básicos del balompié como dominar el balón, cabecear, patear con ambas piernas o moverse en bloque? Eso es producto del descuido de las ligas menores por dar demasiado énfasis económico a los equipos de primera división.

3.
Técnicos sin preparación
El gran problema es que desde hace muchos años los clubes contratan como técnicos a ex jugadores recientemente retirados, empíricos sin los conocimientos pedagógicos necesarios para trabajar con ligas menores, tanto en lo futbolístico como en la formación integral.


4.
Jugadores defectuosos
De esto se derivan las serias deficiencias que manifiestan los futbolistas en su etapa profesional, no solo en lo técnico/táctico, sino en aspectos como la relación con la prensa y el comportamiento personal fuera de las canchas.

5.
Salarios inflados
Además, como demostró LA REPUBLICA en una reciente investigación, no es que no haya dinero, pues los clubes habrían ingresado el año pasado cerca de $13 millones, sino que está mal repartido y se despilfarra demasiado en los salarios de jugadores y cuerpos técnicos, en detrimento de otras inversiones.

6.
Prensa poco analítica
El problema se agrava cuando un sector de la prensa futbolística exalta en demasía los éxitos relativos de los jugadores en un Campeonato Nacional mediocre, destripando el sentido de autocrítica. Esto pasa factura en competiciones internacionales.

7.
Afición fanática
El fanatismo de la afición, que se envicia con el triunfo y no inclina su simpatía a lo geográfico, alimenta el círculo vicioso de contar con solo dos equipos con posibilidades reales de ganar el campeonato, Saprissa y Alajuelense.


8.
Campeonato mediocre
Mientras no se implementen medidas para acortar la brecha entre morados, manudos y los demás, tales como categorización de jugadores y confección de un paquete publicitario único, a estos dos clubes les seguirá bastando con aplicar la “ley del mínimo esfuerzo” para disputarse las coronas.

9.
Objetivos difusos
Es inconcebible que un club como Herediano, hasta el cuello de deudas, prefiera ahogarse en ellas antes que dejar de contratar a futbolistas y cuerpo técnico caros. De hecho, junto con Saprissa y Alajuelense, son los tres grandes… morosos.

10.
Canchas pésimas
Tampoco se ha enfatizado en la necesidad de complejos deportivos con campos de entrenamiento alternativos, por lo que las canchas oficiales son sobreexplotadas. Así se explica el deplorable estado de la mayoría de ellas en comparación con los céspedes internacionales, sin hablar de graderías en mal estado, y en general de la fealdad de los estadios. En este punto están peor los equipos “chicos”, pero en general, ninguno cumple con todos los requisitos de FiFA a cabalidad.
Ver comentarios