Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Lunes 4 Junio, 2018

Costa Rica fuertemente rezagada en la revolución mundial de la energía solar (I)

El mundo está presenciando reducciones sorprendentes de los costos de la electricidad y grandes cambios disruptivos en la generación eléctrica que están siendo creados por la energía solar.

La revolución tecnológica de la energía solar tiene que ver, entre otras cosas, con la creciente necesidad de los países de bajar significativamente los costos de la energía para aumentar significativamente la competitividad nacional y el desarrollo económico y social.



Es común leer estudios y artículos publicados en los medios de comunicación en los cuales se advierte sobre el aceleramiento de las nuevas tendencias energéticas impulsadas en gran medida por la energía solar:

  • “Se espera que el costo de la energía solar, que se redujo en un 70% desde el 2010, caiga en un 50% más de aquí al 2020”.
  • “La energía solar fotovoltaica tendrá la mayor incorporación anual de capacidad para las energías renovables, muy por encima de la eólica y la hidráulica”.
  • “La energía solar tiende a subir rápidamente (en la matriz energética) a medida que los paneles mejoran y los precios bajan”.
  • “Los precios de la energía solar han caído más rápido de lo que se esperaba, incluso más rápido de lo que los expertos estimaban”.


Los especialistas señalan también que “la competitividad de la energía solar fotovoltaica frente a otras fuentes de electricidad seguirá evolucionando” en el futuro y que los costos bajos obtenidos en las licitaciones de 2017 de proyectos de generación eléctrica con energía solar en varios países, como Arabia Saudita y México, son “parte de una tendencia que marcha hacia ofertas de 1 centavo de dólar por kWh que llegarán en el 2019 (o antes)”. 

El estudio titulado “Tendencias globales en la inversión en energías renovables 2018”, publicado recientemente por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), señala que la energía solar está dominando “como nunca antes la nueva capacidad de generación eléctrica, así como las inversiones globales” y que en 2017 “el mundo instaló un récord de 98 gigavatios (GW) de nueva capacidad solar, un aporte más alto que el de las otras tecnologías” con una inversión de $160,8 mil millones, lo cual representó más de la mitad de las inversiones en energías renovables para la generación eléctrica.

Una publicación de Bloomberg de abril de 2018 señala que “las inversiones en el mundo en energía solar eclipsaron a todas las otras fuentes de energía para la generación eléctrica en el 2017”.

El Director del PNUMA, organización de la cual tuve el honor de presidir su Consejo Directivo (Governing Council) por dos años en el periodo 2007-2008, señaló a su vez que “el aumento extraordinario en la inversión solar muestra cómo el mapa de energía global está cambiando y, lo que es más importante, cuáles son los beneficios económicos de este cambio”.

La publicación “Renewable Energy World” señaló en enero de 2018 que “la energía solar obtuvo la mitad de la inversión mundial en energías renovables en el 2017”.

Como bien lo indica un artículo titulado “Readiness tips for energy disruption”, publicado en febrero de 2018 por Financial Management Magazine, “ahora hay un claro entendimiento de que está en marcha una transformación energética y que la escala y el ritmo de esta transformación se está acelerando, lo que está llevando a cambios estructurales muy significativos en los sistemas energéticos en todo el mundo” y que “el sector de energía enfrenta grandes cambios disruptivos en los próximos años”.

Los diez países que más están instalando plantas solares de generación eléctrica son los siguientes por orden de magnitud de las instalaciones: China, EE.UU., Japón, India, Alemania, Italia, Reino Unido, Francia, Australia y Pakistán. Otros países que avanzan rápidamente en la incorporación de la energía solar en su matriz energética son los siguientes: Corea del Sur, Bélgica, Turquía, Canadá, Tailandia, Grecia, Países Bajos, Chile, República Checa, Suráfrica, Suiza, Austria, Israel, México y Filipinas.

Muchos países están adoptando políticas agresivas y de amplio impacto para acelerar el proceso de adopción y desarrollo de la energía solar y aumentar su participación en la matriz energética del sector eléctrico.

Un ejemplo de esto es el estado de California en EE.UU. Para aumentar aún más la participación de la energía solar en la generación eléctrica, las autoridades han tomado la decisión “de requerir obligatoriamente que todas las casas nuevas tengan energía solar”, lo que acelerará la penetración de esta fuente en la generación eléctrica, la cual es actualmente del 9.98% de la generación total. Los datos muestran que “la energía solar es cada vez más un factor impulsor del crecimiento de la producción eléctrica del Estado”.

A pesar del aceleramiento de los continuos adelantos tecnológicos que están reduciendo el costo de la generación de electricidad en el mundo, en Costa Rica los avances en materia de energía solar son insignificantes actualmente y, a pesar de la retórica, no se visualiza ningún cambio significativo.

En una columna publicada el mes pasado, titulada “Políticas públicas que no inciden en el mundo real”, señalé lo siguiente con respecto a este tema:

• En el 2017, la participación de la energía solar en la generación eléctrica del país fue del 0,02%, lo que representa el 0,0044% en el consumo total de energía del país.

• En 2035, de acuerdo con el Plan de Expansión de la Generación Eléctrica 2016-2035, se estima que la participación de la energía solar en la generación eléctrica nacional sea apenas del 0,7%.

Estos datos muestran que mientras la generación eléctrica con energía solar aumenta rápidamente en el mundo, en Costa Rica no se prevé que la revolución de la energía solar llegue al país en las próximas décadas.

Aun en países que tienen una radiación solar mucho menor que la de Costa Rica, la generación de electricidad con energía solar continúa creciendo velozmente. Uno de estos países es Alemania, que ocupa la quinta posición de liderazgo en el mundo en la instalación de plantas de energía solar.

Un estudio titulado “Analysis of the Technical Potential and Profitability of Photovoltaic in Costa Rica” señala que la radiación solar promedio en el país es “dos veces más alta que la de Alemania” y “que cualquier ubicación en Costa Rica recibe más radiación horizontal global que las mejores ubicaciones en Alemania”.

A pesar del gran potencial solar que tenemos, los datos sobre la participación actual y futura de la energía solar en la generación eléctrica son claros en mostrar que la política energética y económica nacional no ha buscado que esta fuente de energía se convierta en un factor importante en la reducción de los costos de la electricidad.