Enviar
Copa coronó talentos reales

Con 14 años Bogdan ya jugó con éxito torneos profesionales

Luis Rojas
l[email protected]

Para la rumana Ana Bogdan, su triunfo en la Copa del Café solo le ratifica que está haciendo bien las cosas.
Esta jovencita, que hace poco más de un mes cumplió sus 15 años de edad, jugó el año pasado dos torneos profesionales de $25 mil y dos de $10 mil llegando hasta cuartos de final en dos de esas competencias.

“Este es el primer torneo grado uno que gano y me siento de maravilla”, expresó Ana, que en octubre fue semifinalista en un torneo júnior grupo A en Japón.
“En Japón jugué enferma la semifinal, casi que por cumplir”, comentó la jugadora, agregando que en Casablanca, en México, antes de venir a la Copa, tenía más expectativas que los cuartos de final, pero la afectó la altura.
Bogdan tiene la
mirada fija en el profesionalismo y dice tener un “wild card” para un torneo profesional este año en Italia con una bolsa de $100 mil y otro similar en Francia, donde podría tener también pase libre o disputar la qualy.
Por su parte, Grigorov dijo estar cansado pero feliz, y tomó como una revancha su victoria, ya que la semana pasada había perdido una final en Casablanca.
“No jugué muy bien los primeros partidos, pero luego tomé confianza para cerrar con éxito este torneo porque no quería que se repitiera lo de México”, explicó el tenista que en los últimos dos meses ha disputado tres finales, de las cuales ganó dos.
“Estaba cansado de jugar todos los días en las últimas dos semanas, por eso quería ganar hoy (el sábado) en dos sets; ahora no iré a Venezuela, sino a jugar torneos futures en Miami”.
Por segundo año consecutivo, el salvadoreño Marcelo Arévalo sacó la cara por Centroamérica, al llegar hasta semifinales.
El sábado estuvo observando las finales y contó que siente que ha subido su nivel, y aunque ya no volverá a la Copa, “espero haber dejado una buena imagen entre los ticos que me trataron como si estuviese en casa”.
El tenista agregó que “mi mayor fuerte es la confianza en mi juego” y dijo que los cuatro semifinalistas tenían características parecidas, aunque la diferencia se marcaba en partidos más o menos de fogueo.
Marcelo jugará ahora futures en El Salvador, Guatemala y Costa Rica, y en su último año en Júnior visitará Paraguay, Brasil, Italia y el Roland Garros en Francia.
“Hice dos copas del café y creo que es el mejor torneo que he jugado en mi vida y los llevaré siempre en mi corazón”.
Ver comentarios