Enviar
Con Sumo
Navegando con la Interpol

Carmen Juncos
cjuncos@larepublica.net


Las redes sociales como You Tube y Facebook crecen a gran velocidad y cada día más personas nos acostumbramos a hacer uso de ellas. Claro, al igual que cualquier otro descubrimiento humano estas redes pueden ser utilizadas para el bien o para el mal.
En ese sentido, de nuevo, al igual que en todo lo demás, tendrán que ser los padres de familia los que eduquen a sus hijos desde pequeñitos para saber cómo pueden servirse de estas valiosas herramientas para su beneficio y cómo cuidarse de personas que hayan decidido usarlas para hacer daño a otros.
Pero no solo los niños, los adultos cada vez más descubren formas de utilizar las redes sociales de la web para crear organizaciones, comunicarse, intercambiar conocimiento y opiniones, vender, mercadear, hacer política y todo lo que la imaginación pueda construir por medio de ellas.
Desde el inicio había que suponer que los delincuentes también buscarían sacar provecho de estas cosas, pero por su parte la Interpol decidió así mismo convertirlas en auxiliares de sus labores.
Si la delincuencia se globalizó, cada vez más deberán colaborar las entidades policiales de los diferentes países para sincronizar y multiplicar esfuerzos en su tarea de perseguir cacos de diversa ralea y grados de peligrosidad, y si ya se sabe que estos usan Internet ahí también tendrá que buscarlos la Interpol y autovigilarse para no caer en sus redes.
Pero mientras eso ocurre, las personas seguirán haciendo uso de esta potente y valiosa forma de comunicarse y organizarse que permite ahora lo que hace algunos años era solo un sueño. Eso sí, tenga siempre en cuenta que junto a usted navegan los cacos y los criminales, pero por suerte ahora también la Interpol.


Ver comentarios