CEO de Azul evalúa más recortes de flota de aviones en Brasil
La aerolínea podría eliminar ocho aviones además de los 20 que ha retirado desde noviembre. Shutterstock/ La República
Enviar

 Azul Linhas Aéreas Brasileiras SA, la tercera aerolínea más grande de Brasil por cantidad de pasajeros, evalúa otra reducción de su flota en tanto la demanda de viajes aéreos cae al nivel más bajo en cuatro años.
La aerolínea podría eliminar ocho aviones además de los 20 que ha retirado desde noviembre, dijo el máximo responsable, Antonoaldo Neves, en una entrevista. Por otra parte, la compañía china HNA Group , principal accionista de Azul, acordó la entrega de dos aviones de pasajeros A350 de Airbus Group SE que la empresa brasileña esperaba recibir en 2018.


Aerolíneas como Latam Airlines Group SA y Gol Linhas Aéreas Inteligentes SA reducen su capacidad en Brasil tras dos años de recesión en la economía más grande de América Latina. La demanda de viajes aéreos cayó al nivel más bajo desde 2012 tras declinar por noveno mes consecutivo en abril, según el grupo sectorial Asociación de Aerolíneas Brasileñas.
“El sector está enfermo”, dijo Neves en la sede de Azul en Baruerí, Brasil.
La flota de la aerolínea es en la actualidad de 123 aviones. Desde noviembre, la empresa envió 17 aviones a la aerolínea portuguesa TAP, de la cual Azul es accionista minoritaria, entre los cuales hay un Airbus A330, seis turbohélices ATR 72-600 y 11 aviones 190 de Embraer.
Azul también devolvió tres aviones a sus propietarios tras el vencimiento de los contratos de alquiler. La empresa recibirá dos Airbus A320neo este año, dos A350 el año que viene y otro A350 en 2018.
Gol retirará de su flota hasta 25 modelos 737 de Boeing. Por su parte, Latam busca recortar entre $2 mil millones y $3 mil millones de activos hasta 2018 mediante la reducción de sus compromisos de entrega de aviones, la venta de parte de su flota y la no renovación de algunos alquileres, dijo la compañía el 11 de mayo, sin revelar cuántos aviones podría retirar.
“Para volver a invertir, el sector aeronáutico necesita que se recupere la demanda y se dispongan cambios en la regulación”, dijo Neves. “La contracción no obedece sólo a la crisis”.
El ente regulador de la aviación civil de Brasil propuso cambios para permitir que las aerolíneas cobren por el equipaje despachado y aumenten el límite de equipaje en mano. También propondrá eximir a las aerolíneas de pagar los gastos del pasajero si se cancela un vuelo por causas que no sean responsabilidad de las aerolíneas, como las condiciones meteorológicas.
Aunque los grupos de defensa del consumidor se oponen a los cambios, Neves dice que los pasajeros se beneficiarán al pagar sólo los servicios que desean.
Las normas actuales “de hecho castigan al consumidor”, dijo. “Los que quieren pagar menos no pueden hacerlo, porque también están pagando por los demás”.

 


Ver comentarios