Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Canadá hizo historia

| Lunes 01 marzo, 2010



Canadá hizo historia
Ganó a Estados Unidos el partido de todos los tiempos


Vancouver
EFE

Canadá le ganó a Estados Unidos (3-2) la final olímpica de hockey de Vancouver 2010, el encuentro con mayor audiencia televisiva prevista de la historia de este deporte, que puso el broche de oro a los XXI Juegos de Invierno.
Canadá ganó el bautizado por la prensa como el “partido de todos los tiempos” en la prórroga y logró su octavo título olímpico de hockey, que supuso un nuevo récord histórico, al alcanzar un inédito decimocuarto oro invernal en los mismos Juegos.
Jonathan Toews, que antes de la final logró sus siete puntos mediante asistencias, se estrenó como goleador al abrir el marcador de la gran final en el Canadá Hockey Place, que se convirtió, como no podía ser de otra forma, en una olla a presión llena de camisas y banderas con la hoja de arce.
Ambos equipos coincidieron en el grupo A de la primera ronda y llegaron a la final de forma diferente. Estados Unidos invicta, sin problemas. Canadá con ellos, especialmente tras caer en el primer duelo norteamericano, por 3-5, ante el gran rival, que no le ganaba en competición olímpica desde hacía 50 años.
La derrota ante EE.UU. abrió heridas que trajeron consecuencias: Roberto Luongo, ídolo local, que defiende a los Vancouver Canucks, sustituyó en la portería Martin Brodeur, de los New Jersey Devils.
Todo mereció la pena, porque hoy el ciudadano canadiense es, si cabe, mucho más feliz. Aunque su corazón fue puesto a prueba en una emocionante reedición de la batalla deportiva del Paralelo 49 que se tuvo que resolver en el tiempo extraordinario.
En el octavo minuto de la reanudación Corey Perry anotaba su cuarto gol en el torneo y lograba el 2-0 para el conjunto dirigido por Mike Babcock. Pero Ryan Kesler, que juega en Vancouver, acortó distancias a siete para la conclusión del segundo periodo.
Con 2-1 arrancaron los que parecían ser los últimos veinte minutos de unos Juegos que, siendo ya inolvidables, Canadá no quería cerrar con el sinsabor de una derrota ante el vecino rico.
Pero a sólo 25 segundos para el final, Zach Parise demostró que no por casualidad está en el equipo ideal del torneo y forzó la prórroga, dándole la razón a titulares previos y añadiendo tintes épicos al encuentro más esperado por estas latitudes.
Jarome Iginla levantó a la gente de sus asientos con un disparo que volvió a salvar Miller, pero sirvió la asistencia decisiva con la que Sidney Crosby logró el gol más importante de su carrera. Canadá se impuso por 3-2. Y Vancouver volvía a celebrar otra fiesta: la mayor de todas.