Enviar
zCambio de hábitos

Mientras el precio del barril de petróleo experimenta una nueva escalada en los mercados internacionales, a los consumidores costarricenses solo les queda tomar previsiones para atenuar el impacto seguro que esta subida provocará en sus bolsillos.
Múltiples factores, desde política internacional hasta la merma de reservas en Estados Unidos, hicieron que ayer el barril de crudo sumara $3 a su valor para situarse en $90,46.
Los descensos en las reservas almacenadas en esta época del año incrementan la inquietud del mercado en torno a si el nivel de oferta será suficiente para compensar el aumento de demanda que suele ocurrir durante los meses de invierno en Estados Unidos.
Mientras tanto, los operadores neoyorquinos siguen además atentos a la evolución del conflicto en la frontera entre Irak y Turquía, donde ayer el ejército turco bombardeó supuestas bases del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).
Al ritmo actual, las probabilidades de que el barril de petróleo alcance los $100 parecen cada vez mayores.
La capacidad de Costa Rica de influir en los mercados internacionales es nula, pero siendo importador absoluto de petróleo estas escaladas tienden a golpear a los consumidores.
Movilizarse en grupos, con compañeros de trabajo que residan cerca, es una de las medidas que ayudan a reducir el costo de traslado de los costarricenses.
La moderación en el consumo de los hidrocarburos no solo genera beneficios de naturaleza económica y ambiental, sino que protege las posibilidades de las generaciones por venir.
Asimismo, esta coyuntura será, con toda probabilidad, el detonador de una revolución energética que le permita a la humanidad encontrar mejores maneras de potenciar el desarrollo económico, sin que esto signifique la destrucción del medio ambiente.
La necesidad de moderar el consumo y buscar fuentes alternativas de energía debe ser un esfuerzo sostenido.
Por otra parte, el innovar y disciplinarnos para moderar el consumo en derivados del petróleo, puede ayudarnos a un cambio en la cultura que nos beneficie también y nos haga más fácil modificar hábitos en otros ámbitos en donde se haga necesario. El ahorro no es algo que practique la mayoría de los costarricenses pero debería serlo y constituir ejemplo para los menores.



Ver comentarios