Enviar
Desarrollo posee valor agregado de estar cerca de universidades y centros habitacionales
Calle Blancos estrena zona franca

• Zona Franca del Este alberga tres empresas y ofrece 1.350 empleos directos
• Inversión de $50 millones espera atraer pronto tres empresas más, también de servicios

Israel Aragón
[email protected]

La tendencia, cada vez más frecuente, de ubicar los centros de trabajo en las periferias del casco urbano y los problemas viales que esto genera motivó a la construcción de una zona franca en pleno corazón capitalino, a solo un kilómetro del Parque Central.
Ayer, en las antiguas instalaciones de la compañía Durman Esquivel, en Calle Blancos, se inauguró oficialmente la Zona Franca del Este, orientada a empresas del sector de servicios.
Actualmente el desarrollo de nueve hectáreas alberga a tres compañías: TeleTech, Techdata y Countrywide Financial; y espera hospedar otras tres del mismo sector en el próximo trienio.
Las firmas ofrecen el servicio de call center a sus clientes en Estados Unidos o a terceras compañías.
Para empresas de servicios, especialmente para los centros de llamadas, resulta de especial importancia ubicarse cerca de centros de enseñanza, pues la gran mayoría de su personal cursa estudios.
“Prácticamente todos los empleados que trabajan acá están en la universidad, por lo que tener un trabajo cerca de su casa o lugar de estudio significa una enorme ventaja para ellos”, explicó Alvaro Monge, director de la zona franca.
Para Monge la ubicación es la principal ventaja competitiva que poseen, al facilitarle también al empleador encontrar la mano de obra, “su materia prima”.
“El terreno se nos hizo pequeño para Durman Esquivel y necesitábamos expandirnos pero no teníamos hacia donde. Cuando pasamos la compañía para El Coyol, nos pusimos a pensar qué podíamos hacer con el terreno y fue cuando decidimos hacer una zona franca”, afirmó Francis Durman, presidente de la Zona Franca del Este.
Se decidieron por esa opción antes que vender, debido a que la salida de varias empresas en los últimos años había hecho bajar la plusvalía de la zona. Con el desarrollo contribuían a que esta subiera y a potenciar el desarrollo de la zona, explicó el empresario.

El terreno ha pasado por las manos de tres generaciones en la familia Durman. La primera sacaba el producto de su negocio en fanegas, llenas de granos de café. La segunda lo hacía en camiones, cargados de productos Durman Esquivel, y ahora la tercera lo hará vía telefónica o a través de conexiones basadas en Internet.
El desarrolló se inició dos años atrás y se encuentra a un 50% de completarse, pues se
espera la construcción de dos edificios más. Uno de ellos de 6 mil metros cuadrados estaría listo en el segundo semestre del presente año. Se prevé que la inversión final alcanzará los $50 millones.
Actualmente las empresas en esta zona generan 1.350 trabajos directos y se proyecta que en tres años empleen a 4 mil personas.
“Un aspecto importante es que las empresas son de alto valor agregado, de servicios financieros, inmobiliarios, se pasa de manufactura a una mentefactura”, opinó Timothy Scott, director ejecutivo de la Asociación de Zonas Francas.


Ver comentarios