Caída en obras residenciales desploma construcción privada
Imagen con fines ilustrativos/La República
Enviar

Una caída en la cantidad de obras residenciales ocasionó un desplome en la construcción privada durante el primer trimestre del año.

El indicador cayó un 6,3% en ese periodo, de acuerdo con el Banco Central, continuando con una tendencia de varios meses.

De enero a marzo se construyeron 1,16 millones de metros cuadrados con destino privado.

Dentro de la categoría residencial destacan las viviendas de interés social prefabricadas, las de interés social con mampostería, las casas para familias de clase media, alta y por último los edificios residenciales (torres de apartamentos).

“La construcción de edificaciones residenciales fue de 613.995 metros cuadrados, para una disminución interanual del 12,7%, explicado por la menor construcción de viviendas de clase alta, de interés social y de los edificios residenciales”, detalló el Banco Central.

Entre tanto, la construcción de viviendas de clase media mostró un leve aumento que compensó parcialmente la caída de las otras obras.

La mayor construcción correspondió a torres de apartamentos ubicadas en Rohrmoser, Los Yoses y Escazú.

Un incremento en el costo promedio de cada metro cuadrado construido puede ser uno de los factores principales para explicar parte de esta caída.

El Central dio a conocer que el índice de precios aumentó en un 3,5% durante el primer trimestre del año, en esa lista, el mayor incremento se observa en los locales comerciales (4,1%), mientras que la menor variación correspondió a las viviendas de interés social prefabricadas (2,5%).

El costo por metro cuadrado de una vivienda prefabricada es de ¢240; el de una de interés social de ¢292; en el caso de las casas para familias de clase media ronda los ¢307 y el de una de clase alta está en ¢502.

La otra cara de la moneda son las obras no residenciales como bodegas, naves industriales, y locales, plazas además de edificios comerciales.

La construcción de dichos proyectos creció un 2,7%, impulsada principalmente por la edificación de locales comerciales, edificios de oficinas y naves industriales.

En contraste, la construcción de bodegas y plazas comerciales presentó una disminución en el primer trimestre del año en curso.

En términos de metros cuadrados, la mayor construcción correspondió a la edificación de una nave industrial para una empresa relacionada con la actividad médica, así como la de un parque logístico industrial y de edificios de oficinas.

El sector constructivo ha sufrido en general: al cierre de 2017 tuvo un desempeño negativo (-10,4%), con un comportamiento diferenciado entre semestres, siendo que en los primeros seis meses del año creció un 2,7%, en tanto que en el segundo semestre se contrajo -21,6% producto de condiciones climatológicas adversas derivadas de la tormenta Nate, un menor financiamiento bancario y el exceso de trámites constructivos.

No obstante, para este año la perspectiva es positiva con el cambio de gobierno y la intención de implementar una ventanilla única para trámites.

De capa caída

La construcción privada decae en los últimos meses producto de varios factores y se evidencia más cuando se compara con la pública, así lo confirma el IMAE (cifras de variación interanual en porcentaje).


Ver comentarios