Buen empate, cero recompensa
Randall Azofeifa tuvo que esforzarse en el mediocampo donde varias veces chocó con el uruguayo Egidio Arévalo. Www.imagenesencostarica.com/La República.
Enviar

201510212142540.29.jpg
La Liga de Campeones se quedó sin equipos costarricenses, Herediano también se despidió ayer pero lo hizo saliendo de pie, tras un empate de visita ante Tigres.
Después de eso duele aún más para los rojiamarillos aquella derrota ante Metapán, que al final terminó marcando la diferencia.
Sorprendió Tigres echando todo su arsenal, con el delantero francés Andre Pierre Gignac al frente acompañado por el brasileño Rafael Sóbis y el azteca Javier Aquino.
Eso no asustó a Herediano, que salió precavido. El equipo ordenado, sin dejar muchos espacios con Brown, Miranda, Dave, Sánchez y Núñez atrás y buscando algún chispazo individual en el ataque por parte de Elías, Mora o Cunningham.
La estrategia se le pudo caer a Odir Jacques en el minuto tres cuando Damián Álvarez le robó la espalda a José Sánchez y sacó un centro perfecto que en las alturas ganó Gignac, pero lo estrelló en el horizontal.
Sin embargo fueron pasando los minutos y el empate permanecía. Tigres era el dueño del esférico, tocaba y tocaba, en busca de algún espacio. Los encontró contados, aunque no era la noche de Gignac o simplemente cuando encontró el marco apareció Leonel Morera para lucirse con un par de paradas, como un cabezazo a José Rivas y un disparo del atacante francés.
Poco cambió en el complemento, Herediano siguió con el mismo sistema. La idea era clara, en caso de no clasificar por lo menos hacerlo de buena manera.
Los felinos también se fueron conformando con la igualdad, suficiente para avanzar. Dejaron de correr igual, eran mucho más imprecisos, y tampoco necesitan de mucho porque los rojiamarillos no los llegaron a asustar.
Sin un delantero nato al no estar Jonathan Hansen y Cristian Lagos, la tarea le correspondía a Kenny Cunningham, quien siempre aparecía muy solo arriba. Elías Aguilar también aportaba pero era fácil presa de la defensa rival, siempre mayoría.
Con otro gol fallado por Gignac, en un doble cabezazo dentro del área, el cero a cero empezó a hacerse más grande.
El Team más obligado nunca tampoco terminó por soltarse,  atacó muy timorato, solo llegó con un tiro largo de Randall Azofeifa estuvo a punto de sorprender al sólido portero Nahuel Guzmán y otro de Yosimar Arias en el último suspiro.
Al final los dos equipos terminaron conformándose con el empate, con sabor dulce para Tigres y amargo para Herediano.


 

 



Ver comentarios