Enviar
Buen día para golpear

Países latinos obtuvieron seis victorias ayer

Luis Rojas
[email protected]

Seis de los nueve pugilistas latinoamericanos que tuvieron competencia ayer en los Juegos Olímpicos de Pekín, salieron victoriosos, lo que significa un buen paso para los países latinos, en su afán de sumar medallas doradas en esta disciplina.
Cuba y México, con dos triunfos cada equipo, fueron los que encabezaron la lista de los ganadores, acompañados por Puerto Rico y Ecuador, que también colocaron púgiles en la segunda ronda del torneo.
El equipo antillano marcha imparable en el torneo y esta vez los triunfos llegaron de la mano del peso ligero (60 kilogramos) Y
ordenis Ugas, ex campeón del mundo, que doblegó 21-3 al argelino Hamza Kramou. Más trabajo le costó ganar a su compatriota Idel Torriente dentro del peso pluma (57 kilogramos), pero lo hizo también con autoridad por puntos (11-2) ante el ghanés Prince Dzanie.
Los dos triunfos permitieron a Cuba llegar a cuatro en lo que va de torneo y ser el único equipo invicto en el torneo olímpico.
Ahora Cuba y Rusia son los dos únicos equipos que tienen en competición a diez púgiles cada uno.
El boxeo mexicano recuperó, de momento, su prestigio olímpico, al conseguir dos triunfos merecidos y trabajados que le dieron el peso pluma Arturo Santos y el ligero Francisco Javier Vargas.
Santos, a pesar de los nervios del debut olímpico, logró el sueño de ganar su primera pelea y lo hizo por puntos (6-2) ante el keniano Nicholas Okoth. Vargas lo tuvo más fácil ante Jean de Diu Soloniana, de Madagascar, a quien le ganó por puntos (9-2).
Los otros dos debutantes latinoamericanos, el boricua José Pedraza y el ecuatoriano Luis Porozo disfrutaron de sus respectivos primeros triunfos en unos juegos olímpicos.
Pedraza lo hizo dentro del peso ligero ante el turco Onur Sipal al que le ganó por puntos (10-3) y Porozo se quedó con el primer duelo latinoamericano del torneo al ganarle por acumulación de golpes al dominicano Roberto Navarro.
El boxeo brasileño también se quedó sin representante en la categoría del peso ligero después que Everton Lopes perdió por puntos (9-7) frente al kirguís Asylbek Talasbaev.


Tricampeona italiana

La italiana Maria Valentina Vezzali ganó por tercera vez consecutiva la medalla de oro en florete individual de esgrima femenino en unos Juegos Olímpicos, tras batir en la final a la surcoreana Nam Hyunhee por seis tocados a cinco.
Vezzali, campeona olímpica en Sídney 2000 y Atenas 2004, tuvo que emplearse a fondo ante una rival, novena hace cuatro años y que nunca se dio por vencida. El combate, tremendamente táctico, se resolvió tras nueve minutos de emoción.
Valentina, que es todo un icono de este deporte, ha ganado seis medallas olímpicas desde Atenas’96, ya que a sus tres oros hay que agregar los triunfos por equipos logrados en 1996 y 2000 y la plata que obtuvo en la prueba individual de florete hace 12 años.



Sobre la esgrima

Se puede decir que la esgrima es el deporte que conjuga la epopeya romántica de Errol Flynn con una regla, una equipación protectora y un marcador electrónico. Dos rivales frente a frente que se esquivan y tratan de marcar puntos hasta que uno llega al número de toques pactados para ganar.
La esgrima es fruto de la evolución de antiguas formas de combate y es uno de los cuatro deportes que han estado presentes en todos los juegos olímpicos de la era moderna. La ropa protectora que cubre a los espadachines está diseñada para una segura ejecución del deporte.
Como disciplina deportiva, la esgrima surgió a principios del siglo XVI, cuando se dejaron de emplear las espadas como armas de batalla.
Florete: Es un arma de estoque, es decir, los golpes o tocados se dan únicamente con la punta. Longitud: 1,10 m; peso: 500 gramos, como máximo.

*Página oficial de los Juegos
Ver comentarios