Enviar
Bradley verdugo azteca

Y Romero le devolvió un punto a El Salvador

Susana Ruiz y EFE
[email protected]

La selección de Estados Unidos derrotó ayer 2-0 a México en el primer partido del hexagonal final de las eliminatorias de la Concacaf, que dará tres boletos directos al Mundial de Sudáfrica 2010. Mientras, El Salvador no pudo hacer valer su condición de local y apenas logró rescatar un punto ante Trinidad y Tobago al empatar 2-2.
Dos tantos del ariete Michael Bradley, a los minutos 43 y 91, confirmaron la paternidad que el equipo de Estados Unidos tiene como local sobre el mexicano desde 1999, y dieron al conjunto del entrenador Bod Bradley los primeros tres puntos en la fase final de la serie de clasificación de la Concacaf.
El conjunto estadounidense lució superior a México, que se quedó con diez hombres a los 65 minutos tras la expulsión del zaguero y capitán, Rafael Márquez, por juego fuerte.
La selección mexicana, dirigida por el sueco Sven-Göran Eriksson, terminó el partido desorientada y criticada por los aficionados mexicanos que asistieron al Columbus Crew Stadium, de la ciudad estadounidense de Colombus (Ohio).
Mientras, en el estadio Cuscatlán, la selección de El Salvador igualó 2-2 con Trinidad y Tobago, en lo que fue un mal inicio en esta eliminatoria para los dirigidos de Carlos de los Cobos.
Los trinitenses de Francisco Maturana abrieron el marcador por intermedio de Carlos Edwards al minuto 7 y luego aumentó la cuenta Dwight Yorke al minuto 27, desde el punto de penal.
Sin embargo, la ventaja de 2-0 no fue suficiente, ya que los salvadoreños no bajaron los brazos y lograron el descuento en el minuto 83 con tanto de Osael Romero y el mismo Romero estableció el 2-2, en el 94. En este encuentro salió expulsado el trinitense Yorke un minuto después de la igualada.
Ver comentarios