Bonos del Tesoro con pocas señales de salir de su estancamiento
Los inversionistas dicen que los rendimientos seguirán estando limitados por un crecimiento mediocre, un tibio nivel de inflación y una Fed que revisó a la baja su estimación para la tasa de fondos federales. Bloomberg/La República
Enviar

El mercado de bonos más importante del mundo está estancado en su peor rango en más de medio siglo.

El rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a diez años ha estado estancado entre 2,01% y 2,63% en 2017, un rango de solo 62 puntos básicos. Ese es el rango de transacción más estrecho desde 1965, cuando William McChesney Martin presidió la Reserva Federal, Lyndon B. Johnson era presidente y el clásico de ciencia ficción de Frank Herbert, “Dune”, llegó a las librerías. Y es menos de la mitad del rango promedio anual de 175 puntos básicos, según datos brindados.

Analistas que hace menos de seis meses pronosticaban que el rendimiento de la nota a diez años terminaría en torno al 3%, han reducido desde entonces la mediana de sus estimaciones en más de 50 puntos base. Los inversionistas dicen que los rendimientos seguirán estando limitados por un crecimiento mediocre, un tibio nivel de inflación y una Fed que revisó a la baja su estimación para la tasa de fondos federales en medio de un muy anunciado ciclo de ajuste.

"Hay decepción por el crecimiento y hay decepción por la inflación, lo que tiende a presionar a la baja los rendimientos", dijo Lee Ferridge, director de estrategia macro para América del Norte de State Street Corp. Por otro lado, la reducción del balance de la Fed y las expectativas de una expansión económica más rápida están manteniendo un piso por debajo de los rendimientos, dijo.

La Fed dio a conocer este mes sus planes para comenzar a reducir su balance de $4,5 billones, que los estrategas dicen podría poner presión alcista sobre los rendimientos. Lo mismo ocurre con la anticipada reducción del programa de compra de bonos del Banco Central Europeo, sobre la cual los analistas esperan un anuncio en los próximos meses. Aun así, puede que no sea suficiente para que el rendimiento de la nota a diez años traspase los máximos alcanzados a mediados de marzo.

"Realmente no hay mucho espacio para que en general los rendimientos en EE.UU. suban significativamente, y en estos momentos va a depender de lo que sucede con la eliminación de la acomodación tanto a nivel global como en EE.UU.", dijo Subadra Rajappa, director de estrategia de tasas de US para Societe Generale. Ella espera que los rendimientos de las notas del Tesoro a diez años terminen el año en torno al 2,5%.

Más allá de los temas relacionados con la tenencia de bonos del BCE y la Fed, las autoridades en Estados Unidos siguen apuntando a un alza de tasas en la reunión que sostendrá el banco central en diciembre, lo que podría generar volatilidad a fin de año. Y el presidente Donald Trump está tratando de aprobar una reforma tributaria que, si tiene éxito, podría reactivar las expectativas de mayor crecimiento e inflación.

Por otro lado, cualquier escalada en las tensiones geopolíticas u otros choques exógenos arriesgan hacer que los inversionistas huyan hacia activos de refugio que presionan a la baja los rendimientos.

Bank of America Corp. está viendo la posibilidad de medidas en el frente político que ayuden a impulsar al alza los rendimientos. Mark Cabana, director de tasas de EE.UU. de la firma, tiene uno de los pronósticos más altos para el rendimiento de la nota a diez años, del 2,85% para fin de año.

Eso se compara con la mediana de las estimaciones del 2,48%, de acuerdo con la estimación de 62 analistas y estrategas.


Ver comentarios