Enviar
Una tercera parte de nuestros desechos es reciclable
Basuras S.A., mucho por hacer
Es posible ganar dinero y ayudar al ambiente en una misma acción

Daniel Zueras
[email protected]

El reciclaje como bien económico. Es el paso que nos falta entender en Costa Rica para tratar de darles salida a la cantidad de desechos sólidos que genera cada día el país.
No es una cantidad despreciable, cada costarricense genera aproximadamente 1,2 kilogramos de basura por día, o lo que es lo mismo, 5.400 toneladas diarias.
Aunque no existen datos fiables sobre cuánto dinero botamos a la basura cada vez que nos deshacemos de material reciclable, es claro que apenas un pequeño porcentaje es aprovechado de nuevo.
Cobre, aluminio, aceite y vidrio son, en ese orden, los productos de mayor valor en el mercado del reciclaje. Los precios del papel y sobre todo del plástico, han caído en picada en los últimos años.
En este último sector se centra la actividad de Reciclados Plásticos de Costa Rica (Replacori), empresa que fabrica teja plástica a partir de material reciclado.
Las cosas no son fáciles. “En este país se piensa que el reciclado tiene que ser barato. No es así; en Europa o Estados Unidos la gente está consciente, lo busca, y paga más por ello. Aquí no”, se queja Víctor Segura, gerente de Replacori.
Esta empresa comenzó su particular cruzada en pro del ambiente hace ya siete años. Entonces, las empresas les pagaban para que recogieran sus residuos. Han pasado de cobrar $0,01 por recogida del kilogramo a pagar $0,22 el kilo. Este cambio de concepto se ha generalizado; ahora, algunas de las empresas que generan residuos reciclables los venden para tratar de obtener el máximo beneficio.
La empresa se surte principalmente de los palés (plataformas de tablas) plásticos que desecha la industria bananera, los trata en su planta de El Guarco de Cartago, y crea una teja plástica de gran aceptación en el mercado. En 2009 procesaron 1.080 toneladas de residuos plásticos, que se reconvirtieron en un exitoso producto final.
¿Es el reciclaje un buen negocio? “Lo va a ser”, afirma confiado Segura, quien cree que los gobiernos deberían apostar más por las empresas que realizan este tipo de iniciativas, en vez de castigarlas mediante impuestos. En todo caso, el gerente de Replacori sí piensa que ha habido un cambio en la conciencia ciudadana.

Ver comentarios