Enviar

Barça en caída libre

Perdió en el fortín de San Mamés y arde la Liga

201312012345430.a5.jpg
El defensor del Barcelona Martin Montoya, no pudo hacer nada para evitar que Iker Muniain, a su lado, marcara el gol del Atlético de Bilbao. Rafa Rivas-AFP/La República
Barcelona sucumbió ante el Athletic (1-0) en el fortín en que ha convertido el conjunto bilbaíno el nuevo San Mamés, lo que permite al Atlético de Madrid alcanzarle en la cima de la clasificación y al Real Madrid situarse a tres puntos.
Tras el varapalo sufrido en el Amsterdam Arena en la Liga de Campeones, el conjunto de Gerardo 'Tata' Martino culminó su primera semana negra con la segunda derrota seguida y primera del curso liguero.
No se pudo recuperar Barcelona en uno de los clásicos del fútbol español que reavivó la lucha por el título, ya que Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone, que ganó en Elche (0-2), es segundo igualado con Barcelona, y Real Madrid, que goleó al Valladolid (4-0), está ya a solo tres puntos.
El equipo barcelonés tuvo un inicio de partido esperanzador, pero se quedó en un espejismo porque Athletic hizo un trabajo infatigable en la presión que ahogó a los hombres de Martino y se hizo acreedor a un gran triunfo con un tanto del internacional español sub 21 Iker Muniain (m.71)
Además, la victoria instala al cuadro de Ernesto Valverde en la Liga de Campeones, un punto por encima del Villarreal, premio tan importante como merecido por la capacidad de trabajo de todo el bloque, desde el meta Gorka Iraizoz al delantero Gaizka Toquero.
Sevilla, que no hace mucho deambulaba sin mucho sentido cerca del peligro, encadenó su tercera victoria consecutiva en Granada (1-2) y mira a Europa con fundamento. Es octavo a un punto de la Real Sociedad, sexto.
201312012345430.a55.jpg
El cuadro de Unai Emery supo sufrir en Los Cármenes contra un luchador Granada, ante el que se encomendó a la buena labor del portero portugués Beto y al acierto del colombiano Carlos Bacca y el francés Kevin Gameiro.
Bacca abrió la cuenta con un buen disparo, pero el tanto no le dio la tranquilidad necesaria a su equipo porque Granada fue creciendo hasta empatar con un polémico penalti que transformó el argelino Yacine Brahimi.

Madrid/EFE



Ver comentarios