Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NACIONALES


Atraso encarece contrucción de aeropuerto

Danny Canales [email protected] | Jueves 14 febrero, 2008



Costo de obras se incrementó en al menos $18 millones respecto a su valor original
Atraso encarece construcción de aeropuerto

• En cinco años el Gobierno, los bancos y Alterra no han podido solucionar el lío financiero

• Trabajos debieron haber concluido en agosto de 2004, pero apenas van por la mitad

Danny Canales
[email protected]

Cada día que pasa en el conflicto entre el Gobierno y Alterra se encarece el costo del proyecto de modernización del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría.
Originalmente se estimó que para concluir los trabajos de ampliación de la terminal se ocupaban unos $30 millones, sin embargo debido a falta de entendimiento entre ambas partes, la última actualización de costos presentada por Alterra los calculó en $48 millones.
Al final serán los turistas y aerolíneas los que se verán afectados, pues tendrán que pagar un porcentaje del aumento en el costo de las obras.
La empresa justificó la diferencia en el aumento de los precios durante el tiempo que se ha demorado el proyecto.
“Cada desmovilización, movilización o contratación nueva de empleados cuesta mucho dinero. Ahora la constructora acaba de despedir a los trabajadores. Estos cálculos los hace la constructora”, expuso Fernando Lara, gerente de Asuntos Corporativos de Alterra.
Por contrato, la primera fase del plan aeroportuario debió concluir en agosto de 2004, sin embargo apenas va por la mitad.
Aún está pendiente la construcción de una terminal de pasajeros, una pista de rodaje y la remodelación de las salas de abordaje, entre otros trabajos.
El proyecto aeroportuario entró en turbulencia en marzo de 2003, debido a un supuesto desequilibrio financiero del contrato que impedía a Alterra completar las obras y pagar la deuda asumida con los bancos.
Mientras tanto, durante el tiempo que se ha tardado en encontrarle solución al lío económico del contrato aeroportuario, el precio de los materiales se ha disparado hasta en más de un 200%, lo cual ha aumentado también el costo del proyecto.
Por ejemplo, el valor de la varilla, uno de los principales insumos en la construcción, subió un 236% en cinco años, según la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC).
Igualmente el precio del cemento aumentó un 102% desde 2003, los agregados un 85% y los bloques un 95%.
La gran demanda de materiales y la subida del crudo han incidido en el precio de los materiales, dijo Miguel Tapia, gerente financiero de la CCC.
El principal problema en el aeropuerto es la dificultad que han enfrentado Alterra y el Gobierno a lo largo de cinco años por convenir en una fórmula financiera que resuelva el desequilibrio, respetando lo estipulado en el contrato.
Fueron los bancos que financian el proyecto de ampliación del Juan Santamaría los que denunciaron que el contrato no garantizaba el dinero suficiente a Alterra para pagar la deuda y terminar las obras.
Debido al temor de los acreedores de no recuperar la inversión realizada, acordaron congelar el giro de los $30 millones que le habían prometido a la empresa para concluir los trabajos.
Como consecuencia el operador del aeropuerto ha suspendido las obras en tres ocasiones, por falta de dinero para continuar con los trabajos.
Durante este tiempo, el principal reclamo que le atribuye al Gobierno es el hecho de que no ha tenido la capacidad para garantizar la continuidad de las obras, ni tampoco para reparar el problema financiero.
Por ejemplo, desde enero los trabajos están suspendidos, a pesar de que en 2005 la Contraloría sentenció que no había justificación para detener las obras.
Sobre el cuestionamiento, Viviana Martín, presidenta del Consejo Técnico de Aviación Civil, comentó que ya dieron la orden a Alterra para que reinicie las obras.
Además la funcionaria comentó que han hecho un gran esfuerzo para conseguir un acuerdo que logre terminar la ampliación del aeropuerto, pero no se ha logrado hasta ahora.
El desequilibrio financiero del proyecto aeroportuario se dio hace cinco años, cuando la Contraloría cuestionó un acuerdo entre el Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac) y los bancos.
En ese documento, conocido como Memorandum de Entendimiento, el Cetac amplió los términos financieros del contrato.
No obstante, la Contraloría denunció que no se cumplió el debido proceso pues no se envió a refrendar, por lo que ordenó derogarlo.
Entre los arreglos derogados destaca el reconocimiento de $18,6 millones por gastos en que presuntamente incurrió Alterra.
Como consecuencia del informe de la Contraloría, los bancos suspendieron el giro de recursos, entonces el proyecto aeroportuario entró en turbulencia.
Actualmente el Gobierno tramita la tercera y última fase del proceso para terminar de forma anticipada el contrato.
Como parte del trámite se le dieron 60 días hábiles (unos 90 naturales) a Alterra para que proponga un plan para remediar el lío económico.
Si la empresa plantea una solución y es respaldada por el Gobierno, entonces seguirá con la modernización del Juan Santamaría.
En caso contrario, el Consejo Técnico de Aviación Civil iniciará la gestión para asumir la operación del aeropuerto, luego de sacar a Alterra.
Cualquiera que sea el desenlace del contrato, los costarricenses deberán esperar al menos seis meses más, según proyecciones del propio gobierno.