Enviar

La dirección del sector telecomunicaciones debe ser clara, y estar en manos de las entidades indicadas

Apertura celular por la consolidación

Tres grandes retos tendrá la Superintendencia de Telecomunicaciones este año para cerrar con broche de oro el proceso de apertura celular en el país.
El primero en resolver, y en el cual viene trabajando desde finales del año anterior, es el que se refiere a un esquema de tarifas con el cual las nuevas empresas participantes podrán ofrecer una mayor variedad de paquetes y opciones para el consumidor.
Esto es algo que debe estar listo en los próximos meses y es el paso que sigue para dar mayor dinamismo al mercado y catapultar de una vez por todas la competencia entre las firmas que están operando.
El segundo gran reto tiene que ver con la opción que tendrán los ciudadanos de mantener su número telefónico en caso de cambiar de operadora.
Es algo en lo cual se ha tardado mucho, y que aparte de ser una orden consagrada en la legislación que permitió la apertura en telecomunicaciones, es un derecho que no debe negárseles más a los clientes celulares.
La promesa es que la entidad a cargo de llevar los registros de estos cambios quedará integrada este año. Es necesario que esto se cumpla en el menor plazo posible.
Finalmente, la tercera labor está relacionada con los $170 millones que Claro y Movistar cancelaron al Estado por tomar parte en la competencia celular y los recursos que adicionalmente deberán pagar cada año las restantes empresas inscritas por operar.
Esto es algo que ya el año anterior generó un debate, y sobre el cual no todo está dicho aún. Si bien el Gobierno ya realizó un primer esquema de proyectos a financiar con esos dineros, tendientes a mejorar la conectividad en escuelas, colegios y zonas aisladas, debe tomarse en cuenta que esto se hizo sin que en el camino se cumpliera con el requisito de trasladar la Rectoría de Telecomunicaciones del Ministerio de Ambiente al de Ciencia y Tecnología.
La dirección del sector debe ser clara, y estar en manos de las entidades indicadas. Nadie garantiza que en un futuro exista una diferencia de criterios que comprometa el destino de los recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones, por lo que es necesario arrancar y continuar con el proceso de apertura con todas las reglas claras.


Ver comentarios