Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Agua, agricultura y TLC

| Sábado 06 octubre, 2007


Agua, agricultura y TLC

En momentos en que el TLC ocupa la atención de todas y todos los costarricenses, es importante que nuestros agricultores conozcan de buena fuente cuál es la situación del agua como factor de producción agrícola y ganadera. En realidad, lo primero que debemos saber es que no existe ninguna disposición dentro del TLC que obligue a nuestro país a cambiar la legislación vigente en materia de agua para riego o para otros usos como consumo doméstico o industrial.
Así las cosas, el agua para riego agrícola seguirá siendo de dominio público y se administrará conforme lo indicado en la Ley de Aguas de 1942 vigente, que establece claramente el carácter de dominio público de las aguas y la necesaria autorización para su aprovechamiento. A manera de reaseguro, Costa Rica incluyó en el TLC una cláusula mediante la cual el país se reserva el derecho de adoptar o mantener cualquier medida respecto a la ejecución de leyes y al suministro de servicios, entre estos, el suministro de agua para riego agrícola.
Es oportuno aclarar a nuestros agricultores, que si bien es cierto el agua es un recurso de dominio público, la Ley de Aguas permite que cualquier persona física o jurídica, pública o privada, que cumpla con los requisitos correspondientes, solicite una concesión de aprovechamiento para dedicarla a la producción agrícola, ganadera, piscícola u otros fines, relacionados con la producción de bienes primarios siempre y cuando, reitero, se ajusten a lo establecido por la legislación costarricense y no a otra ajena de nuestro alcance.
Por otra parte, existe un infundado temor de que el agua concesionada al Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (SENARA), para ser usada con fines de riego agrícola en el Distrito de Riego Arenal- Tempisque, va a ser trasvasada a la zona costera de Santa Cruz y Liberia para abastecer las necesidades de los desarrollos hoteleros en esos lugares. Al respecto, se garantiza a los usuarios del servicio de agua la prioridad absoluta del suministro, claro está, sujeto a la disponibilidad que tenga el SENARA de la misma.
Para solucionar el problema de abastecimiento de agua potable en la zona costera del Pacífico guanacasteco, se están estudiando otras opciones como la construcción de un embalse que acopie los excedentes de agua, que ocurren durante el verano cuando el ICE genera a toda máquina en su complejo hidroeléctrico de Arenal, excedentes que alcanzan hasta 40 metros cúbicos por segundo y que en la actualidad discurren por el río Bebedero hasta su desembocadura en el mar.
Adicionalmente, es importante informar al país en general y especialmente a las comunidades de Cañas y Abangares, que el Gobierno ha gestionado un empréstito con el Banco Centroamericano de Integración Económica para ampliar entre otras cosas, el área regable de Guanacaste en 8.650 hectáreas adicionales a las 28 mil que ya se tienen bajo dominio de riego y un aumento en el valor de la producción agrícola total del Distrito de Riego Arenal – Tempisque de $150 millones a $200 millones por año de productos esenciales para seguridad alimentaria y para la exportación como son el arroz, la caña de azúcar, el melón, la ganadería de carne y la piscicultura.
Pueden por lo tanto estar seguros nuestros agricultores de que continuaremos prestando el servicio de agua para la producción agrícola y que el agua seguirá estando bajo el dominio público y administrado por las instituciones nacionales al cobijo de nuestra Constitución Política, la Ley de Aguas y la Ley de Creación del SENARA.

Bernal Soto Zúñiga
Gerente General SENARA