Acoge recurso contra proyecto de E-on la corte suprema de Chile
Enviar
Acoge recurso contra proyecto de E-on la corte suprema de Chile

La Corte Suprema de Chile acogió ayer un recurso de protección presentado por una comunidad de vecinos que se opone a la construcción de una central de generación térmica a carbón en el norte del país y solicitó un nuevo informe de impacto ambiental para que el proyecto pueda continuar.
Fuentes judiciales confirmaron ayer a Efe que los jueces de la sala tercera del máximo tribunal de Chile rechazaron la construcción del proyecto Central Castilla, de propiedad del magnate brasileño Eike Batista, al considerar que la evaluación de impacto ambiental debe incluir las dos partes del mismo, que son la central y un puerto anexo, puesto que "constituyen una unidad".

"Se dispone como medida de tutela constitucional que los titulares de los proyectos Puerto Castilla y Central Termoeléctrica Castilla deben presentar un estudio de impacto ambiental que considere los dos proyectos en forma conjunta y su conexión para la transferencia del carbón y del petróleo diesel, en su caso, desde el primero hacia la segunda", precisa el fallo del tribunal.
Los estudios ya habían sido presentados, pero de forma separada. Tras el fallo, los promotores del proyecto Central Castilla, que prevé construirse en el sector costero de Punta Cachos, deberá realizar un nuevo informe de impacto ambiental.
La oficina de Greenpeace en Chile calificó hoy el fallo como una "tremenda victoria" para las comunidades de este país que están amenazadas por el crecimiento de una matriz eléctrica sin regulación que insiste en la termoelectricidad sin considerar sus negativos impactos.
Según el director de campañas de la organización medioambiental, Samuel Leiva, "este proyecto del millonario brasileño Eike Batista, junto a la Alemana E-on (del sector energético), habría sido, como lo hemos venido denunciando sistemáticamente, la más grande ilegalidad dentro del sistema de evaluación de impacto ambiental la cual buscaba fomentar masivamente el uso del carbón como fuente energética en toda la región".
En un comunicado difundido este martes, Leiva dijo que "más allá de esta victoria judicial, nosotros seguiremos respaldando a las comunidades, y a quienes no se dejaron amedrentar ni comprar y que nunca perdieron las esperanzas de poder paralizar contra viento y marea este nefasto proyecto".
Greenpeace ha apoyado el movimiento contra la central Castilla y el pasado 14 de mayo, escaladores profesionales desplegaron un lienzo gigante en el edificio donde se ubican las oficinas de la empresa en Santiago de Chile.
Central Castilla, situado a unos 80 kilómetros al sur de la ciudad de Copiapó y a unos 750 al norte de Santiago, en la región de Atacama, supone una inversión de $4.400 millones y una potencia superior a 2 mil megavatios (MW).
La central, que constará de seis unidades generadoras a carbón, de 350 MW cada una, además de otras dos unidades de respaldo, a diesel, de 254 MW, se levantaría en una área costera donde habitan colonias de tortugas, lobos marinos y pingüinos, lo que la ha valido también el repudio de numerosas organizaciones no gubernamentales.
El proyecto apunta a cubrir entre el 10 % y el 15 % de los nuevos requerimientos de generación del principal sistema eléctrico de Chile.

Santiago / EFE


Ver comentarios