Enviar
Miércoles 3 Octubre, 2007

A Europa la hacemos juntos

La Canciller Federal Angela Merkel hace un balance de la Presidencia alemana del Consejo de la U.E. en los primeros seis meses de 2007

Con el acuerdo logrado para hacer realidad un tratado de reforma, Europa ha recobrado su antiguo impulso. Bajo la Presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea (U.E.) hemos sentado las bases para una renovación de los fundamentos contractuales. De esa forma, el tratado de reforma puede entrar en vigor hasta las elecciones para el Parlamento Europeo de 2009.
El nuevo tratado fortalecerá la capacidad de actuación de la U.E. y acercará a la Unión más a los ciudadanos. Reformas institucionales, como la transición al sistema de la doble mayoría y una Comisión de la U.E. más reducida, posibilitarán una toma más efectiva de decisiones. En las relaciones exteriores, el nuevo Alto Representante de la Unión personificará la política exterior y de seguridad de la Unión unitariamente. También son tangibles los progresos para los ciudadanos: la Carta de los Derechos Fundamentales será legalmente vinculante y el nuevo recurso de Petición Cívica abre más posibilidades de participación activa en la conformación de Europa.
Europa es mucho más que una comunidad económica. Compartimos valores y objetivos. De ello tomó más conciencia la opinión pública con la “Declaración de Berlín” del 25 de marzo de 2007, con ocasión del 50 aniversario de los “Tratados de Roma”. Europa es sinónimo de defensa de la dignidad humana, la solidaridad y la tolerancia, la paz y la libertad, la democracia y el Estado de derecho. Estos valores son también una orientación para el accionar de la Unión Europea en el mundo. En el pasado nos han guiado exitosamente. Estoy convencida de que con esa conciencia, Europa será un éxito también en el futuro.
Durante la Presidencia alemana del Consejo hemos reorientado juntos a la Unión Europea también en cuanto a contenidos. Entre ellos, el fortalecimiento de la competitividad de Europa. Una Unión exitosa económicamente amplía nuestras posibilidades de acción en procesos globales de toma de decisiones. Por ello, como Presidencia hemos abogado, entre otras cosas, por una reducción de la burocracia. Con una zona de pagos común europea, las empresas y los ciudadanos podrán efectuar pagos transfronterizos como si los realizaran en el propio país. Además, las nuevas disposiciones sobre el “roaming” abaratan la telefonía móvil en toda Europa.
La U.E. aprobó también amplios acuerdos para una política climática y energética integrada. Nos hemos fijado juntos ambiciosos objetivos para una reducción de las emisiones dañinas para el clima y un abastecimiento energético seguro, eficiente y de bajo impacto ambiental. De esa forma, la U.E. subraya su intención de continuar liderando mundialmente en ese sector. Esa señal fue de gran importancia no sólo para el logro de un acuerdo para la protección del clima en la cumbre del G8 en Heiligendamm. Estoy segura de que tendrá consecuencias también más allá de esa cumbre.
Unos dos meses antes del comienzo de nuestra Presidencia del Consejo, el 85% de los encuestados en Alemania nada sabía de ella. Hoy el apoyo de los ciudadanos a la pertenencia a la Unión Europea llegó al 57%, el mayor porcentaje desde hace diez años. De ello me alegro, lo mismo que del nuevo dinamismo de Europa.
Así Europa nos entusiasma una y otra vez.

Dra. Angela Merkel

Artículo tomado de la revista Deutschland Magazine, autorizado para la Embajada Alemana