A Clinton le cuesta explicar sus vínculos con Wall Street
Clinton no encuentra una forma adecuada de enfrentar las repetidas preguntas de Sanders y otros acerca de sus vínculos con Wall Street. Bloomberg/La República
Enviar

 Bernie Sanders definió el modelo de negocios de Wall Street como un “fraude” propicio para una revolución.
Hillary Clinton dijo que la vía para resolver una economía amañada es trabajar dentro del sistema.


El debate final antes de las primarias del próximo martes en New Hampshire estableció las líneas de batalla de forma más clara en la carrera por la nominación demócrata.
Ambos candidatos identifican a los Estados Unidos corporativos como el villano, pero ofrecen a los votantes caminos drásticamente diferentes para obligar al cambio.
Su enfrentamiento en el debate del jueves en la noche estuvo cargado con toda la rabia, exasperación, el conflicto de género y guerra antisistema que ha estado bajo la superficie durante meses mientras declaraban que se mantendrían aferrados a una campaña de ideas por encima de los ataques personales.
Clinton no encuentra una forma adecuada de enfrentar las repetidas preguntas de Sanders y otros acerca de sus vínculos con Wall Street, e intentó otro enfoque en el evento en la Universidad de New Hampshire en Durham.
Parece poco probable que sus últimas respuestas dejen el tema atrás, en un año en que la ebullición de la ira de los votantes sobre Wall Street ha dado a Sanders y a otros una ventaja de 20 puntos en New Hampshire.
Reconoció que la respuesta que dio sobre los discursos pagados ante los grandes bancos durante una asamblea pública el miércoles —de que tomó cientos de miles de dólares de Goldman Sachs porque se los habían ofrecido— pudo no haberle funcionado.
“Creo que puede que no haya hecho el trabajo que debería para explicar mi historial”, dijo.
Eso quedó demostrado en una pregunta presentada por los patrocinadores del debate, MSNBC y el diario Union Leader.
A Clinton se le preguntó si iba a liberar la transcripción de las intervenciones pagadas que ha hecho. Clinton se negó a decir sí o no. "Voy a estudiarlo", dijo. "No sé el estado”.
Algunos de sus contratos de discursos pagados incluyen acuerdos de confidencialidad, lo que complicaría su liberación.
El tono cambió cuando Sanders nuevamente cuestionó si Clinton era realmente una progresista y la llamó parte del establishment por recaudar dinero de Wall Street, las farmacéuticas y “otros intereses especiales”.
Clinton acusó a Sanders de participar en un “desprestigio muy astuto” en su contra al sugerir, pero nunca decirlo de frente, que ella estaba influenciada por los millones de dólares de las contribuciones de la campaña, y mencionó pagos que recibió de Wall Street y de otras industrias.
“Una y otra vez, por la insinuación, está este ataque que él presenta, lo que en realidad se reduce a, ya sabes, cualquiera que alguna vez recibió donaciones o cuotas por discursos de cualquier grupo de interés tiene que estar comprado", dijo Clinton. "Ya es suficiente. Si tienes algo que decir, dilo directamente”.
 


 


 


Ver comentarios