Enviar
Sábado 21 Junio, 2014

Costa Rica tiene la cantera humana de donde salen todos los talentos que se necesitan para construir un país de oportunidades, un país justo donde cabemos todos


¡Sí se puede Costa Rica!

El triunfo de nuestra Selección Nacional en su primer partido, y el logrado luego contra Italia, nos ha llenado de alegría, nos colmaron de emociones y nos cargaron las baterías con la energía necesaria para descubrir entre nosotros ese poderoso espíritu de trabajo, de lucha y éxito que tenemos y requerimos como individuos, como país, como nación y que debemos trasladar a todas las actividades en la construcción de nuestra vida diaria.
Ese ¡Sí se puede! es aplicable a todas nuestras acciones, a todos nuestros planes personales y nacionales. Costa Rica tiene la cantera humana de donde salen todos los talentos que se necesitan para construir un país de oportunidades, un país justo donde cabemos todos y donde podemos suplir todas nuestras necesidades materiales, espirituales y aún más.
El trabajo en equipo, el espíritu de cuerpo, la planeación, la organización y la importancia de todas las posiciones, nos demuestran cuál es la ruta para lograr el éxito.
Ciertamente podemos y tenemos el material con qué reorganizar nuestro equipo que es el país y los que en él habitamos.
Podemos administrarlo mejor, legislar en tiempo y forma, construir la infraestructura pendiente y urgente. Podemos terminar la “trocha” y que la odisea de la “platina” sea solo una triste historia que no se volverá a repetir jamás.
Tenemos el recurso humano suficiente para subir peldaños en todas las áreas del quehacer nacional. Somos un país pleno de compatriotas que en su gran mayoría creemos en nuestras capacidades, en la educación, en el amor al trabajo, en las arraigadas tradiciones campesinas y urbanas y estamos seguros de que no nos doblegamos ante ninguna dificultad.
Somos una nación solidaria que no desprotege a los menos afortunados, tenemos nuestra Caja Costarricense de Seguro Social que es prueba de ello y es la realidad construida durante décadas, que nos demuestra que sí podemos y que hemos podido como nación, amalgamarnos alrededor de principios de hermandad, respeto, solidaridad, amor al trabajo, al derecho, a la paz, a la libertad y al prójimo.
Sí podemos y creemos en nosotros mismos, en nuestras capacidades individuales, colectivas y nacionales para mejorar lo bueno que hacemos y corregir los innumerables errores que como seres humanos cargamos, pero que podemos sin duda alguna aprender de ellos.
Sí podemos mejorar muestras instituciones educativas y sí creemos en los miles de maestros y profesores abnegados que son el fundamento de todos los emprendimientos a los que nos abocamos cotidianamente para construir un país mejor y heredarlo así a las generaciones venideras.
Ese grito de ¡Sí se puede Costa Rica! abarca todas las áreas de nuestra vida. Podríamos decir que es solo una frase, pero una frase cargada de simbolismo, de fuerza, de ese impulso que nos debe llevar a emular a nuestros muchachos, esos que lo están dando todo en la cancha.
¡Hagamos lo propio en cada una de nuestras “canchas”, las personales y las nacionales, porque sí podemos!

Johnny Sáurez Sandí