Enviar

La actual situación genera pérdidas a las personas, al comercio, a la industria y a la factura petrolera. El país debe recuperar un sistema ferroviario para personas y carga

Más tren y menos tráileres

Tener que viajar hasta en tres buses para trasladarse del lugar donde viven hasta el sitio donde trabajan o estudian es algo que muchos costarricenses deben sufrir.
Esto, más allá del costo económico, las amenazas de la inseguridad reinante y otras molestias, significa lo más valioso que la gente tiene: su tiempo.
Algunos, sin embargo, han logrado ganar un poco de él desde que se les presentó la posibilidad de hacer el trayecto en tren, el cual aunque camina lento no debe someterse a las interminables presas del resto de los motorizados.
Nuestras ciudades están hoy saturadas de autobuses que dan mal servicio y zigzaguean obstruyendo el paso en vez de circular por una misma vía siempre, tráileres que atraviesan tanto las calles más céntricas como las más angostas y sinuosas sin ninguna regulación de horario ni restricción a vías alternas. Entre muchos otros factores que son causa de enormes pérdidas de tiempo, combustibles y accidentes.
Todos vivimos esta situación que genera pérdidas a las personas, al comercio, a la industria y a la factura petrolera.
Se ha demostrado que quienes tomaron la decisión de quitar el tren erraron. Esa medida fue creando el actual caos y destruyó nuestras carreteras con el trasiego de las cargas pesadas hacia y desde los puertos.
Ahora, aunque lo que se ha logrado recuperar del uso del tren no es lo mejor, está demostrando que es lo que debe hacerse y no solo para pasajeros sino incluyendo el transporte de carga.
Es bueno que se tome conciencia de que hay que rescatar el sistema ferroviario. Sabemos que cuando se quiere, las cosas se pueden hacer. Lo único que debe existir es la férrea voluntad de hacerlas bien y al margen de intereses particulares.
Esta voluntad debe alcanzar todo lo relacionado con evitar contrataciones mal hechas o mal uso de los fondos públicos durante la realización de las obras y las compras del caso.
Ya es hora de que la clase política, los gobiernos de turno, demuestren capacidad para hacer lo correcto. El jerarca del Incofer ha demostrado que querer es poder, aun con los escasos recursos con que cuenta.
Ya tenemos a la vista un tren que haga la ruta Cartago - Alajuela. ¿Qué esperamos para implementar el resto, tantas veces planeado como tantas pospuesto?

Ver comentarios