Carísima campaña electoral 2014
Si la rebaja de la deuda política no se aprueba antes de mayo, el panorama de esta iniciativa se complicaría más de la cuenta, de acuerdo con María Jeannette Ruiz, legisladora del PAC, quien considera que “el gobierno no tiene interés en el tema”. Gerson Vargas/La República
Enviar


Tiempo se agota para reducir deuda política a la mitad

Carísima campaña electoral 2014

Ticos pagarían con impuestos hasta ¢43 mil millones para financiar gastos de partidos políticos

La fecha límite para rebajar el monto asignado a la deuda política ya se mira en el horizonte, y la cuenta regresiva parece no preocupar a los legisladores.

201303192254120.n22.jpg
Si los partidos políticos no agilizan la discusión y aprobación de este proyecto en primer debate, los costarricenses podrían desembolsar hasta ¢43 mil millones para financiar los gastos de campaña de los partidos políticos para 2014, en vez de los ¢22 mil millones propuestos.
El monto es cuestionable, en momentos en que el déficit fiscal asciende a más del 5% del PIB, y el 45% del presupuesto nacional es financiado con deuda.
Una mayoría de los legisladores de oposición rechazan la idea de que los costarricenses gasten más dinero del necesario en la contienda electoral, y hace un llamado al gobierno para que no atrase más este tema.
Ahora es el momento propicio para aprobar la disminución de la deuda, debido a que el Poder Ejecutivo domina la agenda de proyectos por discutir, afirman los impulsores de este cambio.
Si el Ejecutivo plantea el tema, la aprobación requerirá el voto de 28 diputados.
En caso de que la discusión se dé después de mayo, serían necesarios 38 votos para primero modificar el orden de proyectos.
Por esa razón el entorno para reducir la deuda política podría complicarse a partir de mayo, pues la agenda legislativa dependerá de la voluntad del Congreso.
“Nos da la impresión de que el gobierno no tiene interés en impulsarlo y lo peor de todo es que si no hay humo blanco antes de mayo, será muy complicado que 38 diputados se pongan de acuerdo para alterar la agenda y darle un lugar privilegiado”, expresa María Jeannette Ruiz, legisladora del PAC.
El Código Electoral establece que a partir del 2 de octubre no se pueden hacer cambios a las reglas de la contienda electoral y aunque faltan todavía seis meses para esa fecha, Ruiz considera que el trámite va contra el reloj.
En las elecciones pasadas en que Laura Chinchilla se convirtió en la primera presidenta de la República, el TSE autorizó una contribución estatal de ¢17 mil millones.
201303192337410.n222.jpg
Para los próximos comicios esa suma ascendería a ¢43 mil millones, lo que implica un incremento de un 149% si no se aplica un recorte.
La deuda política solo cubre a los partidos que logren más del 4% de los votos válidos para presidente de la República o a quienes logren al menos un diputado; se financia con los impuestos que pagan los costarricenses.
Pese a las preocupaciones del PAC, Fabio Molina, jefe de fracción del PLN, considera que el tema estará resuelto antes de las elecciones.
“Nos gustaría esperar las propuestas que hará el TSE, pero si ellos no las presentan, el PLN impulsará la reducción de la deuda política”, indica Molina.
En el pasado, los mismos partidos trataron de poner un freno al gasto excesivo, por lo que en las últimas cuatro elecciones se redujo el monto, salvo en 2006.
El dinero proveniente de la deuda es utilizado por los partidos para financiar diversos gastos, en áreas como publicidad, transporte y signos externos, entre otros rubros.


Esteban Arrieta
[email protected]

 

Ver comentarios