Rafael Ángel Calderón
Gerson Vargas/La República
Enviar

Perspectivas presidenciales

Una visión del futuro, desde la perspectiva de cuatro expresidentes costarricenses, presenta esta semana LA REPÚBLICA

“Inversión en educación y una reforma tributaria justa, son dos tareas impostergables”

Rafael Ángel Calderón

Inversión en educación, el camino al desarrollo

La inserción de los países asiáticos, especialmente, entre los del llamado Primer Mundo, tiene un factor en común: la inversión en educación. Salir de la pobreza y el subdesarrollo parece no tener otro camino que la creación de verdaderas oportunidades de superación a través de una fuerte y sostenida inversión, y el mejoramiento en la calidad de la educación en general.
Nos satisface saber que la Asamblea hizo una reforma constitucional que obliga al Estado a invertir el equivalente al 8% del valor de la producción nacional en educación, y logró la aprobación de un fideicomiso para el mejoramiento de la infraestructura.
Son miles los estudiantes que estudian entre escombros, sin condiciones básicas de seguridad y limpieza. Es urgente un desarrollo seguro, accesible, saludable y humano de los planteles, así como un mejor mantenimiento de los existentes.
Los retos que enfrentamos, sin embargo, van más allá de las mejoras físicas: tenemos que lograr un mejoramiento de la calidad educativa mediante el apoyo de la acreditación de instituciones y carreras.
Los vertiginosos cambios en las comunicaciones, las tecnologías y las ciencias nos obligan a replantear las estrategias para educar, atraer y mantener a los jóvenes en las aulas, así como elevar la calidad educativa y procurar una oferta universitaria diversificada, según necesidades regionales y nacionales.
De nada sirve formar a los jóvenes si al salir de colegios, universidades y técnicos profesionales, no hay oportunidades de trabajo bien remunerado y con posibilidades de crecimiento.
Es importante la universalización de la educación secundaria con calidad, y programas de equidad como el programa Avancemos, pero es urgente también la inversión en edad temprana, pues estamos aún rezagados en la atención de los menores entre cero y seis años, lo que significa que miles de niños, al no ser debidamente estimulados, dejarán de desarrollar al menos un 30% de sus capacidades.
Se tramita un proyecto de ley que busca garantizar el acceso universal a Internet, que debe ir acompañado de un mayor acceso a los avances de la ciencia y la tecnología. En este sentido, el apoyo de la empresa privada puede ser fundamental financiando como lo hace la Fundación Quirós-Tanzi, computadores para niños de escasos recursos.
Además de herramientas tecnológicas, el país necesita fortalecer la formación de los directores de los centros educativos, así como el liderazgo de los profesionales en educación, si queremos ofrecer a nuestros estudiantes una educación de calidad internacional.
Finlandia consigue ser el número uno en educación en Europa gracias a la elevada calificación académica del profesorado, principalmente en educación primaria, donde para poder aspirar a ser maestro, se exige una calificación de más de nueve, sobre diez en sus promedios de bachillerato, una gran dosis de sensibilidad social, capacidad de comunicación y empatía, entre otras cualidades.
Las brechas educativas son factores de desigualdad que debemos superar, tanto en materia de formación como de infraestructura, materiales educativos y equipamiento; la diferencia entre la educación en las zonas rurales y urbanas es enorme, ni que decir entre la privada y pública donde la brecha es abismal.
Si bien se ha logrado un importante avance en la enseñanza de inglés, existe inopia de maestros con dominio de la lengua, especialmente en las zonas rurales, lo que impide contar con una población verdaderamente bilingüe.
La permanencia en las aulas debe ser motivo de análisis, mientras China retiene a sus alumnos diez horas al día, Finlandia lo hace por ocho, Costa Rica tiene un promedio de siete ¿Qué hace la diferencia? ¿Cómo consigue Finlandia los mejores resultados? Hay quienes afirman que el éxito finlandés se debe esencialmente a que encajan tres estructuras: la familia, la escuela y los recursos socioculturales como las bibliotecas, ludotecas, cines y museos.
Ningún cambio, sin embargo, podrá implementarse si no existen recursos económicos.
Desde 1982, el país se ha venido insertando exitosamente en la economía mundial, lo que ha permitido un crecimiento económico, un importante aumento en las exportaciones y una diversificación de estas.
El camino es correcto, la economía crece, pero la distribución de la riqueza no es equitativa ni justa, pues no hemos logrado aprobar una reforma tributaria que permita que quienes más tienen tributen justamente.
El país no puede atrasar más la aprobación de una reforma tributaria integral para garantizar los recursos necesarios para la inversión en programas sociales, de seguridad, educación e infraestructura.
Se debe generalizar y simplificar el cobro de los tributos, reducir privilegios, combatir la defraudación y el contrabando, así como establecer los mecanismos que permitan cobrar impuestos a sectores que hoy no contribuyen, a los que tributan poco de acuerdo con su capacidad económica, y a los que se benefician con obras de interés público cuyas propiedades experimentan un incremento.
Inversión en educación y una reforma tributaria justa, son dos tareas impostergables.

201309012258590.n55.jpg


 

Ver comentarios