Enviar
Hasta ahora 33 diputados promueven reformar la ley para impedir a los conductores tomar licor

Crece apoyo a cero tolerancia de alcohol al conducir
Solo Liberación Nacional está anuente a permitir al menos dos cervezas
Comerciantes preocupados por deseo de legisladores de no permitir la ingestión de alcohol a conductores

La presión para que no se les permita a los conductores consumir ni una gota de alcohol si van a tomar el volante gana terreno.
Esa medida, bautizada como “cero tolerancia” es impulsada actualmente por los diputados de siete de las fuerzas representadas en la Asamblea Legislativa.
Sin embargo, la bancada oficialista está dispuesta a consentirles a los conductores consumir a lo más dos copas, una cantidad que no sobrepase los 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre, como establece la legislación actual.
Pero el resto de las bancadas, Acción Ciudadana, Movimiento Libertario, Unidad Social Cristiana, Accesibilidad sin Exclusión, Frente Amplio, Renovación Costarricense y Restauración Nacional, insisten en eliminar la posibilidad de que se permita conducir, después de haberse tomado una sola gota de alcohol.
Para ellos, los conductores ebrios son una amenaza a la seguridad vial y los costarricenses no saben tomar con medida.
En la acera de enfrente, los legisladores oficialistas sustentan su posición en estudios de la Organización Mundial de la Salud.
“Estudios técnicos han determinado el punto exacto en que los sentidos se confunden por la ingestión de alcohol. En ese sentido, consideramos que se debe mantener un respeto a esas investigaciones. Todavía es muy temprano para tomar una decisión y esperaremos a ver qué pasa en la comisión”, expresó Viviana Martín, jefa del PLN.
El debate en torno a cuántas copas de licor se permitirá consumir a los conductores lo iniciaron los legisladores ayer. Será una comisión especial la que verá este tema durante dos meses. También analizará si incluye o no el sistema de puntos y si rebaja o no las multas vigentes.
La cantidad de licor permitida en la sangre para manejar ha sido uno de los temas más polémicos durante la discusión de la Ley de Tránsito, ya que en primera instancia el Congreso anterior, fijó como punto máximo 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre.
Sin embargo, debido a las críticas de comerciantes, se aumentó la tolerancia a 0,75 gramos, pero la modificación no pudo entrar en vigencia porque la Sala Constitucional encontró vicios de ilegalidad en otra parte de la normativa.
“A mí no me gustaría que tuviéramos que llegar a este punto (cero tolerancia), pero es la única forma de que este pueblo aprenda a prevenir los accidentes de tránsito y a tomar con medida. Vamos con la mano dura, solo así se puede educar”, comentó Patricia Pérez, diputada libertaria.
La cero tolerancia al alcohol es considerada “jurásica y anacrónica” por los dueños de bares y restaurantes, quienes consideran que de aprobarse la modificación en la ley, decenas de comercios se verían afectados directamente.
“Cuando se bajó la tolerancia al alcohol a tan solo 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre, cerraron 874 negocios en un año. Es cierto que tomar y manejar no es adecuado, pero hay límites máximos de tolerancia, los cuales son usados normalmente en otros países”, expresó Edgar Marín, presidente de la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines.
Por otra parte, sería ilógico que un país tropical, cuya principal fuente de ingresos está relacionada con el turismo, tenga una ley tan fuerte en cuanto al consumo de licor, únicamente comparada con países musulmanes donde el consumo es prohibido del todo, dijo Eliot Campos, dueño de los locales El Trocadero y Caccio's.
Caso muy similar a la polémica surgida por la cero tolerancia al alcohol es la inclusión del sistema puntos, el cual permitiría que los conductores infractores de la ley pierdan la licencia de conducir si violentan la Ley de Tránsito.
En ese sentido, todas las bancadas están de acuerdo en incluir el sistema, siempre y cuando se incluyan algunas modificaciones que hagan aplicable y razonable este modelo.
“Vemos con simpatía este tipo de sistemas; sin embargo, consideramos que para dar nuestros votos, primero es necesario hacer algunos cambios, con el objetivo de que el infractor tenga que devolver algo a la comunidad a la que pertenece para que recupere la licencia”, indicó Manrique Oviedo, del PAC.
Finalmente, las multas serán sujetas de revisión en la comisión, ya que algunas de las sanciones, como circular sin la revisión técnica, establecen penas severas.
Es necesario establecer un criterio de racionalidad de acuerdo con la pena cometida, con el objetivo de que no se den injusticias, concluyó Víctor Emilio Granados del PASE.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios