Enviar
“Yo no creo en lo dolarización”
De cara a los tres años que cumplió el modelo de bandas cambiarias, Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Central, aseguró que la dirección es hacia una mayor flotación administrada, auque prefirió no vaticinar fechas

Erick Díaz
Víctor Sanabria
[email protected]
[email protected]


“Gracias a los últimos comportamientos del tipo de cambio podemos empezar a considerar seriamente la posibilidad de tener un mecanismo cambiario más flexible”.
De esa manera ratificó Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central, la ruta que seguirá el modelo de bandas cambiarias, el cual cumplió tres años de ser aplicado el 17 de octubre. Eso sí, el economista prefirió no vaticinar fechas posibles para dar ese salto.
“Queremos que cada paso tenga solidez para soportar lo que sigue, y el avance en el manejo de la liquidez y en el control de coberturas cambiarias es elemental. Pero ya estamos trabajando en eso, manifestó en una entrevista con INVERSIONISTA, en la cual evaluó el rendimiento del sistema que dejó en el olvido a las minidevaluaciones en 2006.
Más en el corto plazo el jerarca descartó la intención de realizar ajustes en las bandas, debido a la ausencia de presiones fuertes tanto en el piso, como en el techo de los márgenes.

¿Cómo valora el comportamiento del tipo de cambio bajo el modelo de bandas en estos tres años?

El cambio de sistema cambiario ha sido positivo. Tras tener una economía bajo un esquema de certidumbre cambiaria por más de 20 años, ha sido un proceso lento y de aprendizajes, en parte además porque hay una traslación del riesgo cambiario del Banco Central hacia el sistema económico. En el último año y medio el esquema de bandas ha funcionando más claramente, y hemos visto al tipo cambiario despegarse del techo en los últimos dos meses, tiempo en el que no hemos intervenido. Además, me parece que las empresas ya están viendo al sistema de cambio desde una perspectiva más proactiva.

¿Cuándo llegaría una mayor libertad en el tipo cambiario?
Esto es una carrera de maratón y no de velocidad, y no quisiera proyectar fechas. Lo que puedo decir es que para dar ese paso quisiera ver un poco más de desarrollo de los mercados de coberturas, y paralelamente un mayor avance en el manejo de los mercados de liquidez en colones. Pero el hecho de que el tipo cambiario se separara del techo desde hace dos meses y la nula intervención del Central nos da espacio para una flotación acotada, lo que irá desarrollando más la sensibilidad de los agentes económicos a las variaciones cambiarias.

¿Qué opina de la posibilidad de dolarizar la economía?
No creo en lo dolarización, pues nos quita un instrumento de política económica y ante los golpes externos que hemos enfrentado uno ve la importancia de tener varios procesos de ajuste. La experiencia de muchos de los países de América Latina que tienen esquemas de flotación administrada y de metas de inflación ha sido interesante; ellos tuvieron procesos de devaluación muy fuertes a finales del año pasado y de apreciación ahora, y pudieron hacer esos ajustes sin tanta complicación mientras que las economías dolarizadas son más rígidas ya que el esquema cambiario no existe para enfrentar los desajustes, sobretodo cuando son choques externos que requieren acomodos en la economía.

¿Ha alcanzando el Central los objetivos anunciados al poner en vigencia este modelo?
Ha logrado ganar espacios de acción en la política monetaria. Mientras que en el esquema anterior estaba obligado a comprar a un precio determinado las divisas que le ofrecieran, gracias a que ahora no es así puede tener un poco más de independencia en el manejo de sus tasas de interés, dependiendo menos de ellas para hacer ajustes. Otro de los puntos es que gracias a que ya no estamos obligados a emitir dinero para comprar divisas como antes —salvo que el tipo de cambio estuviese pegado en el piso de la banda—, una de las fuentes de expansión monetaria que tenía el banco se ha cerrado; de hecho que cuando vendemos en techo de la banda lo que hacemos es retirar circulante, por lo que creo que las bandas ya nos están dando el espacio para que cuando hay un exceso de divisas no sea que compensado con un exceso de colones; sino que cuando se da esa situación lo que empezamos a ver es una baja en el tipo de cambio que afecta parte del costo de bienes importados.

¿Qué hay que mejorar del modelo cambiario actual?
El tema de la participación del sector público nos ha provocado más de una discusión a lo interno, y es que el banco es quien compra divisas por parte de este sector, lo que nos genera algunos problemas de cuánta información es la que tenemos que privar y cómo debemos de darla. El otro tema que aún no está consolidado es la existencia de mecanismos de cobertura cambiaria, que permitan a los agentes económicos manejar el riesgo de una mejor forma.



Ver comentarios