Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



CANDILEJAS


Viven una fuerza irrefrenable

Candilejas [email protected] | Viernes 16 febrero, 2018

Fotos: Esteban Monge/La República y Cortesía


Años cuidando a su esposo con Alzheimer revelaron a Sonia que su vida era crear. Amira, en cambio, siempre lo supo.

Sonia Calvo entró en  un principio a la UCR sintiendo el llamado del arte a estudiar pintura, pero algo pasó, no funcionó.

Sin embargo, luego de estudiar y trabajar en artes plásticas y conocer numerosas figuras de las artes y las letras del país, años después, esa circunstancia dolorosa de su vida la llevó a lo que evidentemente sentía: la necesidad de crear arte. Retomó entonces la pintura por su cuenta y esta vez sí funcionó. Es hoy su pasión.

El caso de Amira Jalet fue muy diferente: siempre supo que quería crear arte, en especial escultura.

Pero en el país es difícil entrar a esos ámbitos y la necesidad de crear la llevó a buscar alternativas.

Entró a una escuela de orfebrería pensando en usar esa técnica para crear piezas de joyería artística.

Es decir, idear, diseñar y elaborar piezas en un proceso personal que las convierte en únicas e irrepetibles no solo por la originalidad del diseño sino por la forma diferente, única también, de trabajar materiales alternativos para construirlas, como por ejemplo maderas preciosas y semipreciosas, acrílico, bronce, cobre, aluminio, entre muchos otros.

“En Costa Rica aún no existe la cultura - como en Europa, en donde nació hace 20 años- de la joyería artística contemporánea, una tendencia exitosa en la actualidad.

La gente se cansó de  la tradición. Esta nos ha enseñado que las joyas son valiosas si se elaboran con oro o plata y con piedras que llamaron preciosas”, explica Jalet.

Ella, como otros artistas hoy en el mundo, realiza una fusión usando diversas técnicas y materiales, creando una pieza de arte que, además de exponerse para el disfrute del público, si se desea, se pueda usar.

Esta creadora las expone en espacios para artistas contemporáneos como “Joya Barcelona”, en España y otras del mismo tipo a las que asiste como las de Italia, Corea, Rumanía, etc…

Estos espacios que son solo para exposición, y a los que concurren cada año unos 40 artistas de previo seleccionados, dedican un día a promover el encuentro de los creadores con eventuales compradores.

Volviendo a Sonia Calvo, ella vive de la pasión por pintar desde las flores más pequeñas que crecen a la orilla de los caminos hasta las orquídeas.

Pero también se dedica a reflejar en sus pinturas, objetos y espacios de edificaciones antiguas como, puertas, mosaicos, detalles de cornisas, entre otros, y rescatar su belleza para las futuras generaciones.

Amira por su parte, quisiera que la educación produzca el cambio necesario en la cultura de Costa Rica, para valorar adecuadamente las “joyas arte” que ella u otras personas puedan crear.

Dos artistas que viven con pasión incontenible la necesidad del arte y cuyas obras usted puede ver y disfrutar, durante este mes de febrero, en la Sala de Exposiciones del Instituto Nacional de Aprendizaje, INA, en sus instalaciones en la Uruca, de 8 a. m. a 4 p. m., de lunes a viernes.

Una extraordinaria oportunidad.

Así continúa el INA su importante labor de formar a muchísimos jóvenes del país para que puedan incorporarse a la producción contando con el conocimiento de las actuales herramientas, pero acercándolos también al arte que sin duda contribuye al desarrollo de sus capacidades de innovación y creación necesarias en las empresas de hoy.

En esta era en que todo se debe reinventar, el arte juega su papel incomparable.


Carmen Juncos

Editora Jefa y Directora de proyectos

[email protected]