Enviar
Venezuela renueva ataques EE.UU.

Canciller venezolano acusó a Washington de satanizar al gobierno iraní

Naciones Unidas
EFE

Venezuela renovó ayer sus ataques contra la política exterior de Estados Unidos hacia Irán y la guerra de Irak, por boca de su canciller Nicolás Maduro, mientras que otros líderes latinoamericanos, como su homólogo de Uruguay, pidió desde la Asamblea General de la ONU, el fin del proteccionismo económico.
Maduro, que ayer intervino en el debate público de la 62 Asamblea General de la ONU, acusó a Washington de satanizar a Irán por la “locura guerrerista” que, en su opinión padece el Gobierno del presidente George W. Bush.
Pero un día antes, el ministro de Relaciones Exteriores venezolano tuvo en Nueva York su primera entrevista con el subsecretario de Estado de Estados Unidos para Latinoamérica, Thomas Shannon, una reunión calificada hoy de “muy cordial” por diplomáticos del país suramericano.
En esas discusiones, los representantes de Washington y Caracas abordaron la posibilidad de que el estadounidense realice una visita oficial a Venezuela.
Maduro indicó ayer, en declaraciones a EFE, que su reunión con Shannon fue “en términos generales positiva” y explicó que Washington solicitó “la conversación, y nos pareció que era un buen momento para hacerlo. Se revisaron algunos temas bilaterales, y se compartieron las distintas visiones sobre lo que es el acuerdo humanitario en Colombia”,
Desde la tribuna pública que ofrece la 62 Asamblea General, Maduro aseguró que el Gobierno y el pueblo iraní son víctimas de una campaña de las “élites” que gobiernan Estados Unidos.
Se preguntó si el mundo ha considerado a dónde llevaría “la locura desenfrenada” de la administración estadounidense, que acusa a Irán de tratar de adquirir armas nucleares y no ha descartado el uso de la fuerza militar para lograrlo.
“Estamos a tiempo de parar esta campaña de satanización”, aseguró Maduro, que pidió la creación de una alianza internacional que detenga “la locura guerrerista” de Estados Unidos, a la que también acusó de la muerte y la destrucción que ha sufrido Irak.
Hugo Chávez, presidente de Venezuela, se ha convertido en uno de los más cercanos aliados del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, de quien ha defendido el derecho de desarrollar un programa nuclear para fines pacíficos.
Ante el mismo pleno de la Asamblea, que se inauguró el 24 de septiembre con la asistencia de varios jefes de Estado y de Gobierno de los 192 países que integran la ONU, el ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Reinaldo Gargano, pidió la eliminación de las barreras comerciales como la mejor receta para fomentar el desarrollo, particularmente en América del Sur.
Para el canciller uruguayo los países en desarrollo “no necesitan tanto que les ayuden, como que se les garantice un acceso libre a los mercados”, al tiempo que afirmó que un comercio “efectivamente libre” evitaría a los más pobres recurrir al crédito internacional y les permitiría generar los recursos necesarios para desarrollar sus economías.
Bruno Stagno Ugarte, canciller de Costa Rica, centró su intervención en instar a la comunidad internacional para que adopte un tratado que regularice la venta de armas y que refuerce el papel de la ONU de velador de la seguridad y la paz.
Stagno Ugarte, que representa a un país que aspira a ocupar a partir de 2008 un asiento no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, recordó al plenario que “la seguridad no se obtiene multiplicando armas”.
“La historia ya nos lo ha comprobado demasiadas veces, la seguridad se logra remediando injusticias, aliviando carencias, creando oportunidades para que exista un régimen de prosperidad colectiva a la par de la seguridad colectiva”, indicó.
El canciller costarricense aseguró que en ese espíritu su país impulsa la adopción del Tratado sobre Comercio de Armas (TCA), una iniciativa del presidente del país centroamericano y Nobel de la Paz, Oscar Arias.


Ver comentarios