Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


"Ubertraslados" es la próxima frontera para el CEO de Uber

Bloomberg | Martes 24 mayo, 2016 12:00 am

Foto Bloomberg


En medio de la resistencia de los legisladores europeos, Travis Kalanick, fundador de Uber, instó a los organismos reguladores locales a promover los incentivos económicos de los cuales los propietarios de los autos podrían gozar si compartieran con un vecino el viaje al trabajo.

“Podemos convertir cada auto en un auto compartido. La próxima frontera es Uber Commute”, dijo el lunes el máximo responsable Kalanick en una conferencia en Bruselas. “¿Hay una forma en que alguien pueda recoger a un vecino de camino al trabajo? Tenemos la tecnología para hacerlo, pero también hay marcos regulatorios con los que debemos trabajar. ¿Por qué esa gente no recibe más incentivo?”

Kalanick dijo que se reunió con funcionarios de regulación en la Comisión Europea para hablar sobre la forma en que las ciudades pueden resolver problemas como el tránsito, el estacionamiento y la presencia de demasiados autos en las calles.

“Defendemos nuestra posición, pero también aprendemos qué es lo que va a hacer falta para traer nuestro tipo de innovación a muchas ciudades de Europa”, dijo Kalanick en la conferencia organizada por el think tank Lisbon Council.

Miles de personas comparten autos con UberPool en San Francisco y 19 ciudades de China, dijo Kalanick. “Imaginen si los 300 mil ciudadanos de Bruselas que van a trabajar al volante de su auto pudieran recoger a alguien y obtener una pequeña ganancia con ello”, agregó. “Más gente compartiría auto, tendríamos menos congestión, el aire estaría menos contaminado, todos viviríamos en un lugar mejor. La ciudad ni siquiera tiene que recurrir a impuestos para concretarlo”.

Prohibiciones europeas

Las iniciativas de Uber de expandirse a nuevos servicios más allá de los tradicionales autos con chofer, han enfrentado fuertes escollos de regulación en Europa. En medio de problemas legales, la compañía suspendió este mes en Suecia su negocio UberPop, que permitía que conductores sin licencia usaran su propio auto para trasladar pasajeros por una tarifa más baja. El servicio ya había corrido una suerte similar en Francia y en Holanda.

Llevado a tribunales por UberPop, Uber ha sostenido que el servicio no es ilegal y ha instado a los legisladores a actualizar el marco regulatorio para adaptarlo al sector de autos con chofer, que se ha expandido mucho más allá de los taxis.

Mientras tanto, rivales locales como el español Cabify, que tiene el respaldo de Rakuten, y el francés Chauffeur-Prive, que cuenta con el apoyo de XAnge, de La Banque Postale, se suman a la presión existente de taxis y otros actores locales. Apuntan a ejecutivos bancarios, abogados y clientes empresariales para diferenciarse de Uber.