El ingreso promedio de los trabajadores de alta calificación alcanzó la máxima diferencia con el resto de los empleos en el primer trimestre del año.
Así, los sectores de mayor calificación, entre los que sobresalen profesionales y directivos, recibieron en promedio un ingreso de ¢985 mil, es decir, unas 2,8 veces más que las ocupaciones de calificación media que percibieron unos ¢352 mil.
Se trata de la mayor diferencia desde que comenzó a realizarse la Encuesta Continua de Empleo en 2010.
El aumento de la brecha coincide con el mínimo histórico en la participación de ocupados de alta calificación en el mercado, al rozar los 419 mil empleados, frente a 514 mil alcanzados en 2012.
Respecto a los sectores de baja calificación, la diferencia en ingresos se amplía hasta casi cuatro veces, al ser su ingreso promedio de ¢251 mil.

 

Ver comentarios

Notas Anteriores