Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



COLUMNISTAS


Torpeza "sin precedentes"

Luis Alberto Muñoz [email protected] | Viernes 17 septiembre, 2010




El factor empresarial juega un papel trascendental en la guerra contra el hampa

Torpeza “sin precedentes”

La inseguridad ha sobrepasado la capacidad de un Estado esclerótico, lleno de intereses dispersos y que encuentra dificultad para reaccionar ante una realidad que lo supera.
El flagelo del crimen ha evolucionado a mayor velocidad que la burocracia gubernamental, enmarañada en trámites engorrosos y en un manojo de leyes contradictorias, que no le permiten avanzar ni siquiera un paso a la vez.
La torpeza “sin precedentes” del monstruoso aparato estatal se exhibe en la descoordinación y postergación inmisericorde de urgentes decisiones.
Los trillados discursos políticos nos hablan de inversión social, educación y atención a la pobreza como solución contra el crimen.
Sin embargo evaden la cruda realidad, los programas sociales a final de cuentas requieren dinero.
Por ello es crucial el aumento de nuestra capacidad productiva. Costa Rica seguirá condenada a un crecimiento a cuentagotas si no invierte en infraestructura y mejora su clima para desarrollar negocios.
Puertos, carreteras, puentes, aeropuertos eficientes son los mayores aliados en esta lucha.
La falta de oportunidades dentro de la economía formal es lo que lleva cada día a más jóvenes a caer en la delincuencia y buscar falsas soluciones a sus problemas.
El factor empresarial juega un papel trascendental en la guerra contra el hampa. Impulsar el desarrollo de más compañías capaces de inspirar y llenar las expectativas de superación de las nuevas generaciones es el mejor antídoto contra el crimen.
Por ello Costa Rica debe luchar por eliminar trámites, favorecer la inversión, estimular el desarrollo de negocios innovadores y nivelar el terreno para una competencia en igualdad de condiciones.
La lucha contra la violencia requiere iniciativas que convenzan a los jóvenes de ver un futuro más esperanzador fuera del hampa.
Por esta razón es cada día más urgente para Costa Rica contar con líderes que piensen en grande y entiendan que el peor daño que pueden hacer al país es mantenerlo en el rezago que actualmente nos atormenta.

Luis Alberto Muñoz