Arnoldo Mora

Arnoldo Mora

Enviar
Viernes 9 Enero, 2009

Tormentas de Año Nuevo

Arnoldo Mora Rodríguez


La sabiduría popular aconseja que al año nuevo debe corresponder una vida nueva. De mi parte, interpreto esta sentencia afirmando que, a los problemas del pasado se les debe dar solución comenzando por tomar conciencia de su importancia. Por eso debemos establecer un orden de prioridades en torno a los desafíos que hay que afrontar, tanto como individuos o miembros de una familia, como en nuestra condición de ciudadanos de una nación o integrantes de una humanidad, que cada día es más interdependiente.
En la escena política internacional, las distancias entre metrópolis y periferias se acortan, como lo prueba el creciente papel asumido por las “potencias emergentes” como una de las consecuencias políticas más importantes de la crisis estructural que actualmente golpea a la economía capitalista y que se originó en las entrañas mismas de su principal corifeo, Estados Unidos.
Por eso considero que para ubicarse en el panorama político mundial del momento, se debe comenzar por tomar conciencia de los acontecimientos más significativos de este fin de año en la escena internacional. El acontecimiento que por sus implicaciones políticas y no solo económicas está marcando el destino histórico de la humanidad es la incontenible crisis que cada día se profundiza más y que ha tenido, como principal consecuencia política inmediata, el triunfo total de la oposición demócrata en ambas cámaras del Capitolio, en la mayoría de las gobernaciones de los estados y de las autoridades locales en casi todo el país y, la más importante, la conquista de la Casa Blanca. Lo segundo (triunfo demócrata) es consecuencia de lo primero (crisis económica).
En efecto, el verdadero protagonista de la última campaña electoral de Estados Unidos fue, no una persona o un partido, sino un acontecimiento: la crisis económica. Si esta se hubiera manifestado en toda su crudeza un par de meses más tarde, muy posiblemente los republicanos hubieran mantenido su presencia en la Casa Blanca, si bien siempre hubieran perdido la mayoría en el Capitolio, como ya venía sucediendo. Por eso el nuevo presidente solo tiene una prioridad, por no decir una obsesión: superar la crisis en este año o, al menos, dejar sentadas las bases de su superación para que sea superada en el año siguiente.
El otro acontecimiento que marcó la escena mundial en estos últimos días, ha sido la genocida invasión del Ejército israelí en la Franja de Gaza, que ha provocado con toda justicia, la indignación de la opinión pública mundial. Tratando de poner a Barack Obama ante un “fait accompli”, el gobierno de Ehud Olmert lo que ha cosechado hasta el presente es una derrota política (aislamiento) ante los pueblos de la tierra, sin por ello haber alcanzado un contundente triunfo militar que solo se logra, no con el terrorismo de estado como son los bombardeos de aviones y tanques sobre la población civil (crimen de lesa humanidad), sino con la conquista de tropas de ocupación territorial. Hoy Gaza se ha convertido en un nuevo Guernica.
Tales son por ahora los principales desafíos que surgen en la escena mundial a inicios del nuevo año. ¿Cómo se presentará el panorama en nuestra propia casa? Espero verter algunas reflexiones al respecto próximamente.