Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Todopoderoso Sagan

Dinia Vargas [email protected] | Miércoles 04 julio, 2012



Todopoderoso Sagan
El joven ciclista eslovaco ganó su segunda etapa en el Tour

Los focos apuntaban hacia el eslovaco Peter Sagan como gran favorito para quedarse con la victoria a la llegada a Boulogne-sur-Mer, primera parada en tierra gala después de pasar por Bélgica, en la tercera etapa del Tour de Francia, y el joven ciclista no decepcionó.
Cruzó la meta moviendo los brazos como si estuviera compitiendo en los 100 metros planos, otra celebración participar del ciclista, pero esta la había acordado con sus compañeros de su equipo, Liquigas.
“Había hablado con compañeros sobre qué hacer si ganaba otra etapa y acordamos que hiciera de Forrest Gump, porque cuando le decían que corriera, corría, y a mí cuando me dicen que gane, gano”.
Sagan se obstina en ser humilde. Cuando habla de sus compañeros, asegura que casi le da vergüenza ver a ciclistas como Ivan Basso o Vincenzo Nibali trabajar para él, que por primera vez disputa el Tour de Francia.
“Nunca pensé verlos trabajar para que yo gane una etapa. Cuando ves a ciclistas del nivel de Basso, al que no llego ni a la altura del zapato, rodando para ti, es algo maravilloso. Se lo agradezco mucho”, comenta.
Por detrás de él, entraron el noruego Boasson Hagen (Sky) y su compatriota Peter Velits (Omega). Mientras que el suizo Fabian Cancellara (Radioshack) llegó de cuarto y logró mantener el maillot amarillo.
Lo cierto es que la etapa tres, disputada Orchies y Boulogne-Sur-Mer, de 197 kilómetros, trajo consigo las caídas y los primeros abandonos.
En un final confuso por una caída, algunos favoritos cruzaron cerca del vencedor, caso de Cadel Evans; sin embargo, otros como el propio Bradley Wiggins llegaron cortados a 47 segundos, pero tuvo fortuna, ya que los jueces “picaron” al primer pelotón el mismo tiempo de un segundo respecto al vencedor.
Dentro de los que abandonaron resalta José Joaquín Rojas (Movistar) con fractura de clavícula y por ende se perderá los Juegos Olímpicos.
A seis kilómetros de la meta, saltó en busca del triunfo Sylvain Chavanel (Omega), pero encontró el freno del BMC de Evans para evitar la escapada y, en el esprint, una caída bloqueó a Wiggins. Momento que aprovechó Sagan para acelerar en los últimos 150 metros, dejar fácilmente a sus rivales en el camino y terminar saboreando su segunda victoria.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]