Titibots enseña a niños de seis años a programar
“Lo bueno de la aplicación es que los niños aprenden a programar con comandos informáticos mientras juegan en una tableta”, explicó Kryscia Ramírez, creadora de Titibots. Gerson Vargas/La República
Enviar

El objetivo de crear una herramienta que permitiera aprovechar y desarrollar la capacidad intelectual de los niños antes de que ingresen a la escuela, llevó a una investigadora de la Universidad de Costa Rica, a convertir su proyecto de doctorado en una solución especial para los más pequeños.

De esta manera, fue como Kryscia Ramírez le dio vida a Titibots, un programa que crea una relación niño-tableta-robot, para que los estudiantes aprendan a programar mientras están jugando.



“Mi hija fue la inspiración para arrancar con esta iniciativa porque quería darle una forma diferente de aprender sobre programación, y así fue como nació el proyecto, con la idea de que los niños aprendan jugando y de esa forma evitar que vean la actividad como una tarea”, comentó la creadora de la aplicación.

El software es una aplicación compatible con sistemas Android, que le presenta al niño desafíos relacionados con las materias básicas que dan en la escuela, y en pantalla, presenta iconos coloridos que en realidad son comandos de programación, entre los cuales el niño debe elegir los correctos para que el robot cumpla los pasos y solucione el desafío.

En la aplicación, las instrucciones, iconos y soluciones son amigables con los usuarios de menos de seis años, que por lo general no saben leer, pero sí pueden identificar muy bien otros elementos.

Además de esta app, también se creó Titibots Colab, una versión para usar en salones de clase para que los estudiantes programen las soluciones a los problemas del sistema en equipo.

Estas actividades les permiten a los niños desarrollar habilidades relacionadas con pensamiento computacional e informático, resolución de problemas, colaboración, trabajo en equipo y liderazgo.

“Los materiales didácticos que vienen asociados a las apps y las actividades están diseñados con base en los programas del Ministerio de Educación Pública y también de otros planes con estándares a nivel mundial en preescolar”, explicó Ramírez.

Ambas soluciones dieron sus primeros pasos en centros educativos en Brasil, donde la investigadora tuvo una pasantía, para exponer la solución a niños, y la oportunidad de observar las reacciones de los menores con el funcionamiento de la app para realizar ajustes.

Tanto Titibots como Titibots Colab pasarán de ser un proyecto a ser una pyme, ya que se lanzarán en enero próximo, con el objetivo de que los padres de familia y centros educativos privados adquieran las aplicaciones para desarrollar el pensamiento informático en los menores a través del juego.
La aplicación de colaboración llegará a los centros de educación pública a través de la Fundación Omar Dengo, que firmó un contrato con la UCR para beneficiar con el programa a los estudiantes de kínder.

Pequeños programadores

El nombre de las aplicaciones nació de la especie de monos tití que habita en el país. Las herramientas permiten a los niños desarrollar habilidades.

  • Pensamiento computacional
  • Resolución de problemas
  • Colaboración
  • Liderazgo
     
Ver comentarios