Enviar
Jueves 5 Abril, 2012

Tiempo para buscar la paz interna

Con la celebración del Domingo de Ramos culmina el tiempo de preparación que los católicos realizamos para ingresar a la Semana Santa y a la celebración del Triduo Pascual; pudiendo el ciudadano asumir tres actitudes:
Una primera actitud va a ser una semana para consumir en exceso y caer en el ocio que fomentan los calores veraniegos, visitando playas, ríos y montañas, y aprovechando las vacaciones para visitar amigos y familiares.
Una segunda actitud se origina cuando a la anterior le adicionamos altas dosis de televisión observando una vez más las tradicionales películas de Semana Santa y participando en las actividades religiosas más por una tradición que por convencimiento.
La tercera actitud se da cuando se aprovecha el recogimiento espiritual que provoca la Semana Santa y adicionalmente a las anteriores actitudes, nos proponemos realizar una revisión integral de las cosas y pensamientos que nos restan crecimiento interior, revisamos hacia donde orientamos nuestras habilidades y facultades, si comparto mi buena suerte con los más desposeídos, si aprendo a abrazar con esperanza la cruz que se me ha asignado y busco en ella la redención, si consuelo a esa madre que sufre por la pobreza, que llora por sus hijos extraviados en la vida por las drogas, la promiscuidad, el materialismo temporal y el relativismo.
Aprovechemos un momento de esta Semana Mayor para, en una conversación íntima con el Creador y con uno mismo, se puedan descubrir las cosas que dan paz interna y de inmediato hacer la hoja de ruta que nos permita sensibilizarnos y compartir nuestra “fortuna” con las personas más desafortunadas y hacer realidad, Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Mynor Retana C.
Ingeniero
[email protected]