Enviar

Tasas bajas: menor defensa del dólar

201307150917521.tasas.jpg
Ante la coyuntura actual de las tasas de interés, al mostrar sus niveles más bajos de los últimos años, se podrán observar un menor ingreso de capital extranjero a nuestra economía, lo que significa una defensa menos activa del Banco Central para mantener el dólar estable en su piso de ¢500.

Esto afectará directamente el tipo de cambio, de modo que los empresarios y costarricenses no tendrán que especular tanto en cómo estará el comportamiento de este, esperando igualmente que ante cualquier circunstancia el Central utilice sus reservas.

En general la devaluación de la moneda que esperan varios especialistas para esta segunda vuelta de 2013 sería muy baja, por lo que el Banco solo participaría activamente en la compra de dólares para contrarrestar desequilibrios internos de la economía.

En 2012, el Central tuvo que comprar $1.322 millones, lo que implica que cubrió casi la totalidad del monto que inicialmente tenía previsto en su Plan de Fortalecimiento de Reservas. En lo que llevamos de 2013, ha adquirido un total de $700 millones.

“Esto se ve re ejado en el saldo de Reservas Monetarias Internacionales, las cuales entre junio 2012 y junio 2013 se incrementaron en $3 mil millones (62%), hasta casi $8 mil millones, una cifra nunca antes vista en el país”, explica Hairo Rodríguez, economista y subgerente de Banco Cathay.

Si lo vemos desde que se inició el sistema de bandas, el Central ha tenido que comprar $5.312 millones y vender $784 millones en defensa de la banda.

“Solo para 2013 la intervención en defensa del piso sobrepasa los $700 millones y esto ha obligado al Central a colocar bonos para retirar liquidez de la economía y no afectar la in ación —objetivo de la política de la entidad— en la economía nacional”, dijo Gabriela Vargas, economista de Banco Bansol.

La últimas dos semanas las transacciones del mercado mayorista —Monex— re eja un comportamiento bajo.

“Si en un momento dado hay mucha gente ofreciendo dólares para venderlos y no hay quien necesite estos dólares (demanda), el tipo de cambio va a bajar, situación contraria pasa cuando hay mucha gente comprando dólares (demandando) y pocos los venden (ofreciendo) lo que sube el tipo de cambio”, explica Vargas.

Así que cuando la cantidad de dólares que se vende compensa los que se compran, el tipo de cambio se va a mantener estable independientemente de si los montos negociados son altos o bajos.

A pesar de que en las semanas anteriores los volúmenes negociados no fueron tan altos el tipo de cambio siguió en ¢500.

El Central solo va a defender la banda cuando el Monex empuje el tipo de cambio a menos de ¢500, o más de lo que indica el techo (hoy ¢788,05), como sucedió a  nales del año pasado e inicios de este.

Sin embargo, observamos menor presión sobre la banda y por lo tanto la defensa disminuyó ($143 millones en el pasado trimestre).

Por otro lado, en años anteriores los bancos privados eran los que controlaban el manejo de los dólares en la economía.

“Las limitaciones al crecimiento del crédito son más estrictas en esta moneda afectando el crédito en dólares que colocan los bancos privados, el cual ha crecido a mayo un 2,20% (3,60% en el mismo periodo de 2012)”, explica la economista de Bansol.

En el caso de la banca pública, la directriz de límite les permite un incremento mayor al de la banca privada en dólares, y a mayo se observa cómo la cartera en esta moneda fue signi cativamente superior al de la banca privada (8,50%).

Así que los papeles se cambiaron, ahora los bancos estatales son especialistas en dólares.

Fabio Parreaguirre
[email protected]

Ver comentarios