Takata se declara en quiebra por crisis de bolsas de aire
Los productos de Takata pueden estallar y hacer que fragmentos metálicos lastimen a conductores y pasajeros. Bloomberg/La República
Enviar

Takata se declaró en quiebra, en la mayor bancarrota corporativa japonesa de posguerra en la industria manufacturera, porque la compañía de 84 años sucumbió ante los pasivos por millones de bolsas de aire (airbags) retiradas del mercado que han sido vinculadas con más de una docena de muertes.

La empresa con sede en Tokio y sus divisiones pidieron protección de sus acreedores en Estados Unidos y Japón. La declaración de bancarrota según el capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos en Delaware enumeró más de $10 mil millones en pasivos, que incluyen reclamaciones de fabricantes de automóviles como Honda Motor —el mayor usuario de los airbags producidos por la empresa — y Toyota Motor, así como particulares que han entablado demandas colectivas.

La declaración de quiebra es la culminación de una saga que comenzó con un retiro del mercado hace más de ocho años, pero que se ha agravado porque los infladores de los airbags defectuosos de la compañía —que lanzaban esquirlas de metal contra los conductores y pasajeros—han sido vinculados con al menos 17 muertes en todo el mundo. También elimina el obstáculo final para que el proveedor sea adquirido por Key Safety Systems Inc., división de China Ningbo Joyson Electronic Corp., por 175 mil millones de yenes ($1.600 millones).

"Enfrentábamos una situación severa y no podíamos esperar más", dijo el lunes el presidente y máximo responsable ejecutivo de Takata, Shigehisa Takada, en una rueda de prensa en Tokio. El ejecutivo de 51 años se retirará después de delegar la compañía a su nueva dirección.

Se espera que la venta a Key Safety y los trámites de quiebra se completen para el primer trimestre del próximo año, dijo Takata en un comunicado. Key Safety conservará en su mayor parte a los empleados de Takata en todo el mundo. El fabricante de airbags tenía 50.530 empleados a marzo de 2016, según datos compilados por Bloomberg.

Diecisiete fabricantes de automóviles, entre ellos BMW y Tesla, están enumerados como acreedores sin garantía con reclamaciones desconocidas, vinculadas con retiros del mercado del producto e indemnización, según la solicitud de quiebra. Las reclamaciones por litigios comprenden las de demandantes de acciones colectivas en Estados Unidos y Canadá, y al procurador general de las Islas Vírgenes de Estados Unidos. La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras tiene una reclamación de $180 millones por multas e infracciones.

Takata no puede revelar el total de sus pasivos, ya que la compañía no ha llegado a un acuerdo sobre cómo dividir los costos de retiro del mercado del producto con los fabricantes de automóviles, dijo Nobuaki Kobayashi, miembro del comité directivo de Takata, en la conferencia de prensa.

Takata había tratado inicialmente de terminar los arreglos para un patrocinador financiero para el final del año pasado, pero no pudo llegar a un consenso con los fabricantes de automóviles, dijo Takada. La compañía entonces estableció un comité directivo para manejar las negociaciones, dijo.

"Habíamos planeado concluir las gestiones para finales de diciembre del año pasado, pero nos tomamos tiempo para escuchar a todos los fabricantes de automóviles y que hablaran con una voz. Yo había supuesto que los fabricantes de automóviles tendrían la misma manera de pensar, pero la manera de pensar y la gerencia de cada fabricante de automóviles en cada región difería una de la otra”.



Ver comentarios