Súmele otra copa al Real
Enviar
Súmele otra copa al Real
Pasó por encima del Barcelona en la primera parte y remontó la serie

Real Madrid cumplió ayer con el sueño de la afición merengue, entregándole en bandeja de plata, en su estadio y jugando muy bien, la cabeza del archirrival Barcelona y conquistando otra copa para sus vitrinas, que al parecer están recobrando el movimiento de los viejos tiempos.
El Madrid liquidó el juego en la primera parte; casi todo lo bueno para ellos sucedió en esos 45 minutos, en los que vimos a un Real muy diferente al de muchos clásicos durante la hegemonía azulgrana, y muy parecido a aquel que estaba acostumbrado a imponer sus argumentos.

José Mourinho, técnico madridista, se olvidó de tantas precauciones, que al final de cuentas no le han dado tantos réditos en el pasado y envió un equipo ofensivo, con Higuaín, Di María desde el inicio, y un Ronaldo que despertó por fin y sacó su mejor repertorio.
El Real hizo dos en este periodo, pero tuvo muchos más al alcance; Higuaín y Di María perdieron varios cara a cara con Valdes y Ronaldo también cortó alientos con sus remates.
Barcelona no podía armar su juego y el Real, con fortaleza ofensiva, apostó a los balones largos, lo cual, con la complicidad de yerros defensivos barcelonistas, puso el marcador de dos a cero, en solo 20 minutos.
Primero fue Javier Mascherano, que falló al tratar de interceptar un balón y el “Pipa” se lo llevó y le ganó, esta vez sí, el duelo a Valdes. Luego fue otro balón que Cristiano, con un taquito fabuloso, se la sacó a Gerard Piqué, quien en vez de ir con el portugués, se paró detrás de Valdes, para ver como Ronaldo lo vencía.
Para peor de males barcelonistas, al min. 28, Adriano, quien sustituyó ayer a Dani Alvez, que les hizo mucha falta a los azulgranas, detuvo a Ronaldo cuando se enfilaba hacia el marco y fue expulsado.
Con un hombre menos y con un Real jugando bien, Barcelona empezó a trabajar lentamente buscando con paciencia una salvación que parecía lejana y que a la postre nunca llegó, pese a que Messi descontó al min. 45, con un tiro libre de curva mágica que se coló en el marco de un descansado Casillas.
La segunda parte fue otra cosa. El Real no jugó a rematar el partido, sino a esperar a un equipo diezmado, al que se le hacía difícil arribar al marco de Iker.
Barcelona luchó hasta el final. Los cambios de Tito no fueron muy acertados; el debut de Alex Song no estuvo mal, pero el ingreso de Tello fue un error, tomando en cuenta que prefirió dejar sentados a Cesc Fábregas y a David Villa.
Higuaín la tuvo de nuevo para liquidar pero no pudo y Luka Modric casi se estrena con gol. Lionel Messi dejó ir la última opción en uno de sus clásicos remates al borde el área, pero esta vez no hubo milagro y el Real se dejó la Copa, la primera de la temporada, porque su triunfo de 2 a 1 hizo un global de 4-4 que favoreció a los merengues, por sus dos goles en el Camp Nou.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios