Suiza y la UE se reúnen para reforzar sus lazos económicos
Enviar

El intento de la Unión Europea por dinamizar su relación complicada con Suiza podría tomar impulso.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, está de visita en Berna y, según el Gobierno suizo, esto brindará una oportunidad de evaluar las negociaciones en marcha para armar un “acuerdo de marco institucional” entre ambas partes.

Los suizos rechazaron sumarse a la UE hace 25 años y en vez de eso, sus relaciones se rigen por más de 100 acuerdos para todo tipo de temas, desde la aviación civil hasta el libre tránsito de personas. Aunque la relación floreció —Suiza es el tercer socio comercial de la UE—, Bruselas tiene sumo interés en incorporar más profundamente al país a su maquinaria institucional y ejerce una creciente presión política para lograrlo.

“La UE quiere cerciorarse de que haya un mecanismo continuo para incorporar las leyes europeas al sistema suizo y garantizar una aplicación independiente, hoy es un proceso autónomo que les permite a los suizos elegir a la carta, lo cual debilita el cumplimiento de las leyes de la UE. En algunos círculos del bloque se siente que los suizos han sido muy selectivos estratégicamente”, dijo Jacques Pelkmans, investigador sénior de CEPS, un think tank en Bruselas.

Para resolver estas cuestiones, se viene examinando un acuerdo para un marco suplementario desde hace media década. Las negociaciones formales comenzaron en 2014 y uno de los temas pendientes es la resolución de disputas, según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza.

Las relaciones se deterioraron en 2014, cuando los votantes apoyaron una iniciativa que fija nuevas restricciones a la inmigración de la UE, cuyos ciudadanos tenían un acceso casi ilimitado. Sin embargo, la situación entre Berna y Bruselas se descongeló cuando el Parlamento suizo aprobó una ley de compromiso que evitaba fijar cupos directos.

El recién electo ministro de Asuntos Exteriores de Suiza, Ignazio Cassis, está a cargo del expediente suizo para la UE, y se ha programado presentarle el nuevo funcionario al presidente de la Comisión Europea antes de que las dos delegaciones —encabezadas por Juncker y la presidenta de Suiza, Doris Leuthard— se reúnan en la capital suiza.

Para Suiza, es vital cerrar el acuerdo de marco, en tanto el bloque afirmó que deben resolverse los llamados “problemas horizontales” para que la UE esté dispuesta a cerrar más acuerdos que le otorguen a Suiza acceso a nuevas áreas del mercado común.

Con todo, al acuerdo planeado no le faltan críticos en Suiza. Al Partido Popular Suizo, contrario a la inmigración, le preocupa que la Justicia europea gane influencia sobre Suiza y está tratando de obstaculizar la firma del convenio.

“A un referéndum sobre un acuerdo de marco institucional no le faltarían chances, en absoluto, pero esto depende completamente de lo que hayan negociado la UE y Suiza”, dijo Thomas Schaeubli, analista de riesgo político de Wellershoff & Partners Ltd. 


Ver comentarios