Europa reforma su mercado de carbono
Enviar

Europa redobla los esfuerzos por reducir la contaminación y las empresas del continente enfrentan una creciente cuenta a menos que pasen a ser más limpias.

Las autoridades de la Unión Europea llegaron a un acuerdo provisional para reformar el Sistema de Comercio de Emisiones del bloque, el mayor mercado de carbono del mundo.

En el marco del acuerdo, las compañías tendrán que reducir los gases de invernadero un 43% para 2030 respecto de los niveles de 2005, mientras que se reforzará un mecanismo para disminuir la abundancia de permisos de contaminación mediante aumentos de los precios.

El programa de tope y canje de emisiones de la UE es la piedra angular del plan de la región para reducir los gases de invernadero, a los cuales los científicos responsabilizan del calentamiento global. Impone límites de contaminación que se reducen año a año a las compañías productoras de energía, las aerolíneas e industrias que abarcan desde la siderurgia hasta la producción de cemento.

Por cada tonelada de dióxido de carbono que emitan, tendrán que presentar un permiso de emisión —comprado o recibido gratis— o pagar una multa de 100 euros ($117) por tonelada. Las empresas que contaminen menos que su tope podrán vender los permisos sobrantes, lo que constituirá un incentivo para adoptar una política más verde.

“La reforma presionará más a la industria para reducir las emisiones, a principios de la década de 2020 el impacto podría no notarse mucho debido a que los mayores emisores acumulan un excedente de permisos, pero más adelante la industria sin duda tendrá que reducir las emisiones más allá de las habituales mejoras de la eficiencia. La planificación ya ha comenzado”, dijo Jahn Olsen, analista de energía en Londres.

A partir de 2021, los topes anuales de emisiones de alrededor de 12 mil plantas propiedad de compañías manufactureras y de compañías eléctricas desde Électricité de France SA hasta la alemana EON SE y la polaca PGE SA se reducirán más rápido.

Los límites más estrictos salvarán al planeta de 556 millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono en la próxima década, lo que equivale a las emisiones anuales del Reino Unido.

Se seguirán entregando permisos gratis, pero estarán destinados a industrias con mayor riesgo de traslado fuera de Europa, mientras que la ayuda económica para mejorar la infraestructura de energía quedará sujeta a criterios medioambientales más rigurosos.

Los detalles del acuerdo del 9 de noviembre entre los gobiernos de la UE, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea aún no se han publicado. 


Ver comentarios