Enviar
Slim se lanza a la conquista de Brasil

El hombre más rico del mundo está usando vacíos legales para sumar clientes en el mercado carioca


Romina Nicaretta
Bloomberg News

Sao Paulo- Carlos Slim, cuyo monopolio en México lo ayudó a convertirse en el hombre más rico del mundo, está usando vacíos legales para sumar clientes en el mercado brasileño, de crecimiento más rápido.
Después de gastar $2.760 millones en los últimos tres años, Slim le quitó ventas a la compañía dominante de Sao Paulo, Telefónica S.A. Ofrece lo que Telefónica no puede igualar hasta el momento: servicio de teléfono, Internet y televisión en una red, lo que en el sector se llama “triple play”.
“Slim vio una gran oportunidad de negocios en Brasil y fue por ella”, dijo Arthur Barrionuevo Filho, profesor de administración de empresas en la Fundación Getulio Vargas de Sao Paulo, quien se especializa en telecomunicaciones. “Telefónica tardó y aún no ha podido igualar la oferta”.
Slim no necesita otro monopolio en Brasil, el quinto país más grande del mundo. Controlar incluso una pequeña porción del mercado de telecomunicaciones se traduciría en mayores ganancias. Brasil puede representar el 26% del ingreso el año próximo de Teléfonos de México SAB, propiedad de Slim, frente a un 19% en 2005, dijo Rodrigo Ortega Salazar, analista de BBVA Bancomer en Ciudad de México.
Al comprar compañías quebradas de larga distancia y una participación en el mayor proveedor de televisión por cable, el multimillonario de 67 años construyó una filial brasileña que está creciendo al doble de rápido que su casa matriz mexicana. Después de tres años en Brasil, las ventas allí alcanzaron 2.900 millones de reales ($1.440 millones) el trimestre pasado y los avances en Brasil pueden ayudar a impulsar un aumento del 25% en la acción para el final del año, dice Salazar.
Telmex, como se conoce la compañía mexicana de telefonía de líneas fijas de Slim, subió 78 centavos a 18,76 pesos ayer en las operaciones de la Ciudad de México y ha trepado 22% este año.
“El triple play será muy fuerte en Latinoamérica, y como la economía brasileña es mayor que la de México, hay mucho más potencial de crecimiento allí”, dijo Rogelio Gallegos, quien gestiona 3 mil millones de pesos ($270 millones) de acciones mexicanas en Actinver S.A. en Ciudad de México. Gallegos ha aumentado su cartera de Telmex el último año.
Telmex opera un 90% de los 20 millones de líneas fijas de México, y los supervisores antimonopolio no permitirán que Slim ofrezca servicio de televisión allí hasta que acuerde poner su red a disposición de compañías de cable para que ofrezcan servicios de telefonía. El ingreso por servicio de línea fija local en México ha estado cayendo desde 2002.
Slim se negó a hacer declaraciones para este artículo.
“Telmex necesita diversificarse a otros mercados porque los servicios tradicionales de telecomunicaciones en México no tienen ningún crecimiento”, dijo Raúl Ochoa, analista de Scotia Capital en Ciudad de México. Ochoa le da una calificación de “neutral” a la acción, que no tiene en su cartera.
Telefónica, la segunda empresa de telefonía más grande de Brasil, comenzó a ofrecer paquetes de servicios de Internet de alta velocidad, teléfono y televisión en el estado de Sao Paulo el 12 de agosto. Dado que la ley brasileña prohíbe que los operadores de línea fija ofrezcan servicios de televisión paga en su propia red, Telefónica no puede usar tan solo un sistema como hace Slim.
El uso de Internet de alta velocidad crecerá hasta un 15% anual en Brasil durante los próximos cinco años, dijo Ronaldo Sa, socio en la firma consultora Orion Consultores Associados, de Brasilia. Ochoa estimó el crecimiento en México en 10% al año.
Telmex entró en Brasil en 2004, con la compra de AT&T Latin America Corp. y el operador de larga distancia Embratel Participações S.A.
Por vía de Embratel, Slim compró una cuota con derecho a voto del 49% en Net Serviços de Comunicação S.A., la mayor compañía de cable de Brasil en 2005, permitiéndole ofrecer el paquete de voz, Internet y televisión.
Con cables que pasan 8,9 millones de hogares en diez estados, Net le dio a Slim la posibilidad de vender servicios de telefonía e Internet. Brasil tiene 6,4 millones de usuarios de Internet de alta velocidad. México tiene 4 millones y Telmex ya tiene allí un 60% de la cuota de mercado.
Desde el primer trimestre de 2006, la participación de Embratel en el mercado de Internet de alta velocidad subió al 18% desde 11%, en tanto Telefónica de Madrid cayó 2 puntos al 28%.
Embratel puede llegar a un 25% en cinco años, lo que significa que Brasil podría representar hasta el 30% de las ventas de Telmex, dijo Sa.
La trabajadora social María Marotto canceló el servicio de Internet y teléfono que le daba Telefónica en Sao Paulo este año para suscribirse al paquete ofrecido por Net. Ahorra alrededor de 230 reales ($114) por mes, más de un tercio de lo que solía gastar. “Lo vale por el precio y la calidad”, dijo.
Telefónica en octubre acordó comprar activos de TVA, la segunda compañía de cable más grande en Brasil. La adquisición requiere aprobación normativa. Los operadores también presionan al gobierno para que levante la prohibición.
“La reglas tienen que ser las mismas para todos los participantes del mercado”, dijo a periodistas Antonio Carlos Valente da Silva, director general de la filial brasileña de Telefónica, el 7 de agosto.
Si cambian las reglas de propiedad, Telmex tiene el primer derecho a comprarle el control total de Net a Globo Comunicações e Participações, la mayor compañía de medios de Sudamérica. Un incremento en el control de Slim puede permitir que Net se expanda a otras ciudades además de las 44 en las que ofrece servicios ahora, dijo Salazar, de BBVA.
“Brasil es un mercado importante porque necesitan expandirse dado que México no está creciendo”, dijo Salazar. BBVA gestiona 12 mil millones de pesos de acciones mexicanas, incluyendo las de Telmex. “Pero Brasil nunca tendrá la misma importancia que México para Telmex porque es un mercado con muchos participantes”.
Ver comentarios